Quantcast

Qué hacer si tienes una piedra en el riñón

spot_img

Los cálculos renales son una enfermedad muy común. Los estudios han demostrado que el 15% de las personas forman cálculos renales en algún momento de su vida. Teniendo en cuenta que el 30% de estos pacientes serán hospitalizados y sometidos a alguna intervención (fragmentación endoscópica, por ejemplo) asociada a una reducción de la productividad, se puede valorar el gran impacto social y económico de esta enfermedad.

En las últimas décadas se han producido importantes avances en los métodos de diagnóstico y los tratamientos intervencionistas mínimamente invasivos para poder expulsar una piedra del riñón, conocidas como cálculos renales.

Causas

Causas

Alrededor del 70% de los cálculos urinarios son de calcio, es decir, tienen como componente principal el oxalato (o fosfato) de calcio; el resto están formados por ácido simple (8-10%), fosfato amónico-magnésico (15%), quístico (1-3%) y otros (1%).

Los principales trastornos metabólicos que causan cálculos renales son los siguientes:

  • Baja diuresis: alteración más común, encontrándose en el 60% de los formadores de cálculos urinarios. Se debe, en la mayoría de los casos, a una baja ingesta de líquidos (menos de 1,5 litros/día).
  • Hipercalciuria: se da en el 40 al 75% de los formadores de cálculos y se debe a una mayor absorción intestinal de calcio.
  • Hiperuricosuria: se da hasta en un 20% de los formadores de cálculos urinarios. Puede estar causada por una excreción primaria elevada de ácido úrico o por una hiperuricemia (aumento del ácido úrico en la sangre).
  • Hipocitraturia: se da en alrededor del 30% de los formadores de cálculos y se debe a un defecto renal primario en el que la excreción de citrato (protector de la formación de litiasis) es baja. Puede producirse debido a una ingesta elevada de proteínas o a un ejercicio físico intenso.
  • Hiperoxaluria: se da en aproximadamente el 25% de los formadores de cálculos renales. Suele estar relacionado con la enfermedad inflamatoria intestinal (o después de la cirugía bariátrica). Algunos casos están relacionados con la dieta de alimentos ricos en oxalato: espinacas, remolacha, frutos secos, cacahuetes, nueces, chocolate.
  • Hiperparatiroidismo: el exceso de hormona paratiroidea provoca un aumento de la absorción ósea e intestinal del calcio, generando una elevación del calcio en sangre y en orina. Se produce hasta en un 5% de los casos.
  • Hipomagnesuria, cistinuria e infecciones del tracto urinario: son responsables de menos del 3% de los casos en los que hay formación de cálculos urinarios.