Quantcast

El Certificado COVID puede aumentar la vacunación en países con baja cobertura

spot_img

El Certificado COVID-19 ha permitido aumentar el consumo de vacunas 20 días antes y 40 días después de su introducción en países con una cobertura de vacunación inferior a la media, según un estudio de modelización publicado en la revista ‘The Lancet Public Health’.

Muchos países han introducido o están considerando introducir este certificado, pero hasta ahora no está claro si esta intervención de salud pública aumenta la aceptación de la vacuna.

El estudio relacionó los datos del Certificado COVID-19 introducidos entre abril y septiembre de 2021 con la aceptación de la vacunación en seis países en los que la certificación era legalmente obligatoria (Dinamarca, Israel, Italia, Francia, Alemania y Suiza). Se utilizó un modelo para estimar cuál habría sido la aceptación de la vacuna sin la certificación COVID-19 en cada uno de los seis países, basándose en las tendencias de aceptación de la vacunación de 19 países de control, por lo demás similares, sin la certificación COVID-19.

En el análisis principal, los autores estimaron el número de dosis adicionales por población atribuible a la política. Como análisis secundario, los autores examinaron el impacto de la política en las infecciones notificadas. También examinaron las diferencias en los efectos sobre la aceptación de la vacuna por grupos de edad y la influencia de la aplicación de la certificación COVID-19 en tipos específicos de lugares públicos (por ejemplo, clubes nocturnos y grandes eventos solamente).

En los países en los que la cobertura de la vacuna era previamente baja, la introducción de la certificación COVID-19 se asoció con un aumento significativo del número de dosis de vacuna adicionales por millón de personas, que osciló entre 127.823 en Francia, 243.151 en Israel, 64.952 en Suiza y 66.382 en Italia.

En cambio, en Dinamarca y Alemania, donde las tasas medias de vacunación eran más altas antes de la introducción de la certificación, no se produjo un aumento significativo de la vacunación. Además, Dinamarca introdujo la certificación cuando la oferta global de vacunas era todavía limitada (abril de 2021) a pesar de que la demanda era elevada.

En Dinamarca, el objetivo principal de la política fue aumentar las pruebas antes de asistir a lugares públicos, en lugar de fomentar la adopción de la vacunación, lo que pone de manifiesto los múltiples objetivos o consecuencias potenciales de las políticas de certificación de COVID-19 más allá de la adopción de la vacuna.

En comparación con los países de control, el número de casos diarios de COVID-19 disminuyó tras su aplicación en Francia, Alemania, Italia y Suiza, pero aumentó en Israel y Dinamarca. Muchos países aplicaron la certificación como respuesta al aumento de casos, lo que dificulta la evaluación del efecto de la certificación en las infecciones notificadas. Los autores afirman que esto pone de manifiesto la importancia de tener en cuenta la fase de la trayectoria de la infección cuando se introduce la intervención.

Tras la introducción del Certificado COVID-19, el aumento de la vacunación fue mayor en los menores de 30 años en comparación con los grupos de mayor edad. Los autores exploraron si la priorización del despliegue de la vacuna entre los grupos de mayor edad y la elegibilidad en los grupos de menor edad en el momento de la certificación podrían haber influido en los resultados, pero descubrieron que el efecto no podía explicarse completamente por los criterios de elegibilidad basados en la edad.