Quantcast

Protección Civil alerta por lluvias fuertes tormentas en amplias zonas de la Península

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), alerta por lluvias intensas y fuertes tormentas en amplias zonas de la Península. La actividad tormentosa podrá ir acompañada de granizo y rachas muy fuertes de viento.

Según la previsión actual las zonas afectadas serán el este del Pirineo, sistema Ibérico, así como zonas del sistema Central, Comunidad de Madrid, Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha. También podrían verse afectadas zonas del área mediterránea. Se espera que las lluvias más intensas tengan lugar en la provincia de Teruel, donde podrían acumularse 30 l/m 2 en una hora.

El riesgo de incendios forestales continúa muy alto o extremo en varias zonas del país, es preciso tener en cuenta las precauciones para evitar su aparición.

Por todo ello, ante las lluvias intensas, recomienda que, si se va conduciendo, hay que disminuir la velocidad, extremar las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. Si tiene que viajar, pide procurar circular preferentemente por carreteras principales y autopistas.

En caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, se debe tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos ya que el rápido ascenso del nivel de las aguas puede dañar los vehículos aparcados sobre zonas inundables y, además, arrastrarlos, provocando daños a bienes ajenos e incluso obstaculizar el flujo natural de la corriente.

Si comienza a llover de manera torrencial, existe riesgo de inundación por lo que aconseja no atravesar con su vehículo ni a pie, los tramos inundados, porque se desconoce lo que puede haber debajo del agua e insta a localizar los puntos más altos de la zona y no intentar salvar el automóvil en medio de una inundación.

En caso de estar en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados. Igualmente, dirigirse a los puntos más altos de la zona.

Ante el riesgo de tormentas, señala que el peligro de las tormentas para las personas se produce, fundamentalmente, en campo abierto. No obstante, en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que es conveniente colocarse cerca de los edificios para protegerse. En las viviendas se aconseja evitar las corrientes de aire.

Si la tormenta sorprende en el campo, pide evitar correr y permanecer en lugares elevados, como los altos de las colinas, crestas o divisorias, no refugiarse bajo los árboles y alejarse de alambradas y objetos metálicos.

Ante los fuertes vientos, conviene asegurar puertas, ventanas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. También, conviene abstenerse de subir a los andamios sin las adecuadas medidas de protección.

Si se va conduciendo, hay que extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido; y prestar atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera.

Para prevenir incendios forestales, pide prestar especial atención a las normas de la Comunidad Autónoma sobre prevención de incendios y periodos autorizados para realizar quemas de rastrojos; evitar arrojar cigarrillos, basuras y, especialmente, botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol ya que las negligencias provocan gran parte de incendios forestales.

También pide acampar sólo en zonas autorizadas, puesto que éstas cuentan con medidas de protección frente a un posible incendio y es más fácil la evacuación. Si descubre el fuego en su inicio, hay que avisar al 112 inmediatamente. En caso de verse sorprendido por un incendio, no penetrar en el monte o bosque.

En caso de emergencia por incendio forestal, hay que atender siempre las indicaciones de las autoridades competentes y tener en cuenta que las altas temperaturas favorecen el riesgo de incendios forestales por lo que pide extremar las precauciones.