Quantcast

Aragón flexibilizará medidas «en los próximos días» y pasará a fase 1

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha manifestado que ante la buena evolución epidemiológica que reflejan los diferentes indicadores en cuanto a reducción de contagios y gravedad en la transmisión del coronavirus, la comunidad autónoma pasará «en los próximos días» de la actual fase de alerta 2 flexibilizada a una fase 1, que modulará medidas menos restrictivas que las contempladas en la ley.

En declaraciones a los medios de comunicación, con motivo de su visita al Hospital de Calatayud, Repollés ha remarcado la importancia de los indicadores relativos a la ocupación hospitalaria y de las Unidades de Cuidados Intensivos de pacientes con la COVID-19, y ha subrayado que en este último caso está por debajo del diez por ciento, con 19 personas en UCI.

La consejera ha contemplado la posibilidad de entrar en fase 1 en los próximos días, aunque la incidencia acumulada a siete y 14 días no se encuentre por debajo de los 25 y 50 casos por 100.000 habitantes, respectivamente, porque ha opinado que se han de analizar los indicadores «de forma cualitativa» y, en todo caso, el cambio se realizará «poniendo condiciones de seguridad».

En estos momentos, ha dicho, la incidencia acumulada a siete días está en Aragón en los 39,3 casos por 100.000 habitantes, mientras que el número reproductivo básico y la positividad presentan cifras bajas.

La consejera ha sostenido que la ley autonómica de medidas contra la COVID-19 «ha sido una buena práctica, que nos ha protegido» y ha dado «cohesión, respaldo y certezas», si bien ha apuntado que puesto que las normas se elaboran en un momento determinado, durante su aplicación se han flexibilizado las medidas contempladas para cada fase.

Ha añadido, en este sentido, que, probablemente, «cuando pasemos a nivel 1, será más flexibilizado incluso de lo que aparece en la ley», en cuanto a agrupación de personas y algunos horarios. Sobre los aforos, actualmente al 75 por ciento, ha apuntado que se mantendrán, salvo excepciones. «Ya no puedo adelantar nada más porque todavía estamos trabajando», ha zanjado Repollés.

DESCENSO LENTO

La consejera ha contado que el descenso de la incidencia está siendo lento y así seguirá, manteniendo las cifras actuales «durante muchas semanas», para precisar que los casos se están dando de forma mayoritaria en el grupo de edad de 10 a 29 años, que es población no vacunada y que no enferma con gravedad, si bien ha dicho que hay que intentar «que no se infecten».

También ha comentado que los días en que ha habido un mayor número de casos recientes se ha debido a brotes «en esta población joven», algo que ha achacado a que tras un año «difícil», ahora que la situación «está mejor», se ha acabado el curso y llega el verano «es mucho más complejo intentar hacer cumplir las normas».

No obstante, ha apelado a «extremar la precaución» porque el virus «está entre nosotros, se producen contagios y no podemos bajar la guardia». Repollés ha enfatizado: «Podremos acabar con esto si somos correctos cada uno de nosotros en las medidas y, especialmente, la población que todavía no está vacunada».

BROTE DE MALLORCA

La consejera ha señalado que no se ha detectado ningún nuevo positivo tras los diez comunicados este jueves del grupo de jóvenes de Bachillerato de Alcaniz que estuvo de viaje de estudios en Mallorca del 12 al 18 de junio.

«Hemos hecho 14 PCR, diez han sido positivos y no tenemos constancia de que haya más casos, tras el rastreo de contactos, que está siendo negativo» por lo que ha considerado este brote «controlado y cerrado», ha comentado.

No obstante, se va a realizar un seguimiento del mismo, aunque, «al tratarse de personas jóvenes, no preocupa su gravedad, pero sí que prolifere este tipo de comportamientos, más ahora que, a partir de mañana, cesa la utilización de las mascarillas en espacios abiertos, siempre que se pueda mantener la distancia de seguridad», ha considerado.

A colación, ha sostenido que durante toda la pandemia «hemos observado gran cantidad de brotes que están siempre ligados a actividades sociales concretas y en fechas concretas», coincidiendo con fiestas patronales, aunque no se celebraran, así como con el puente de la Constitución o la Navidad.

Ahora, después de que hay un porcentaje importante de población vacunada y ante los finales de curso, también se producen fiestas «que se dan en un grupo de población joven que no está vacunada», con ausencia del uso de mascarillas en estos eventos, ha constatado la consejera.

«Este tipo de fiestas no cumplen las condiciones para que puedan realizarse sin mascarilla», ha reconocido, pero evitarlo «es difícil». La consejera ha aprovechado para hacer un llamamiento «a la responsabilidad y a la prudencia», al tiempo que ha pedido «paciencia» porque «nos complicaría mucho si realmente fuera muy intenso un volumen de contagios en esta franja» de edad.

VACUNACIÓN

Repollés ha descartado adelantar la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19 a las personas que han recibido la primera de AstraZeneca, en su mayoría del grupo de edad de 60 a 68 años. Según ha señalado, esta misma semana se empiezan a dar esas segundas dosis porque se ha cumplido el plazo establecido.

Por eso, ha argumentado, anticiparse sobre la previsión inicial supondría «ganar una o dos semanas», además de que los contagios en ese grupo de edad están siendo «anecdóticos» puesto que la primera dosis ya produce protección.

La consejera ha indicado que la pauta se completará con AstraZeneca y no con otro tipo de vacuna, en concordancia con la Estrategia Nacional de Vacunación, cuya última actualización, la número ocho, se publicó hace unos días, ha dicho.

Respecto a la variante india o Delta, ha estimado «normal» que aparezca algún caso, ya que en todas las comunidades autónomas se está detectando. En Aragón, por ahora, se han contabilizado cinco y «ninguno reviste más gravedad por el hecho de ser variante Delta».

Ha expuesto que la aparición de nuevas cepas «forma parte del comportamiento epidemiológico de los virus», para remarcar que la vacuna contra la COVID-19 «es efectiva» respecto a la Delta, «lo cual nos tranquiliza y, si las cosas transcurren como hasta el momento, no nos hemos planteado modificar ni la estrategia de vacunación, ni la estrategia de detección de casos».