Quantcast

La película ‘El sustituto’ reflexiona sobre la repetición histórica y el auge del fascismo

Óscar Aibar ha presentado este lunes en el marco del Festival de Cine de Málaga la película ‘El sustituto’. El largometraje, ambientado en la Denia de los años 80, ofrece un retrato de la presencia nazi a principios de los 80 en España y la repetición histórica con el auge del fascismo en los últimos años.

1982. Andrés Expósito (Ricardo Gómez), un joven policía curtido en los barrios más duros de Madrid acepta un destino en un pueblo de mar con la esperanza de curar a su hija y, de paso, ganar algo de tranquilidad. Una vez allí, se ve envuelto en la investigación del extraño asesinato del inspector al que ha de sustituir. Las pesquisas le llevarán hasta un hotel playero donde una comunidad de ancianos nazis, reclamados por muchos países por crímenes contra la humanidad, vive un retiro paradisiaco y feliz.

El equipo ha participado en rueda de prensa para presentar la película. El director Óscar Aibar lo ha hecho de manera virtual por motivos de salud, pero sí han estado presentes los intérpretes Ricardo Gómez, Vicky Luengo, Pere Ponce y el productor Gerardo Herrero. La película denuncia la permanencia del fascismo en la sociedad y “cómo la historia se vuelve a repetir cuando pasan dos o tres generaciones”, ha explicado Óscar Aibar.

La cinta surge a partir de una fotografía que encontró el director en una restaurante de Denia en la que aparecían unos hombres uniformados con simbología nazi. Eso motivó al director a investigar sobre las posibles conexiones entre el régimen franquista y el nazismo alemán. “Me puse a investigar sobre esas relaciones que tenía España con los nazis, aún en la década de los 80”.

En la rueda de prensa, el director ha explicado que contar esta historia a través del cine supone “un sueño”. “Es algo tan poco contado, que sentía la necesidad de mostrar esa conexión que existía entre los nazis y España”, ha reiterado.

El director ha reconocido que el guion es una “especulación” de lo que realmente pudo pasar, en referencia al negocio inmobiliario en el que se acogieron muchos alemanes cuando vinieron a España y concretamente a la costa levantina. El contexto, 1982, cobra un sentido importante en la historia porque, ya en democracia y con la victoria ese año de Felipe González, “todavía quedaban restos del franquismo”.

El director se sirvió de distinta simbología para contextualizar los años 80 y ha reconocido que fue “muy difícil” recrear la década. “Los 80 parecen cercanos, pero encontrar los elementos que los recreen ha sido muy difícil”. Aibar también ha valorado el papel de los actores en ese trabajo de contexto.

Por su parte, el actor Ricardo Gómez se ha mostrado muy contento de haber trabajado con Aibar en este proyecto. “Ha sido genial volver a coincidir con él. Me contó que escribió el guion pensando en mí y que quería que fuera el primero en leerlo”. Sobre el personaje que encarna, el de Andrés Expósito, el intérprete ha indicado que lo que querían transmitir era una especie de “hermetismo” que ocultara las heridas de un policía aparentemente duro, “pero con una gran sensibilidad y empatía por el dolor ajeno”.

El actor Pere Ponce que ha trabajado con Aibar desde sus primeros cortometrajes, ha reconocido que el personaje de Colombo es “un regalo” que le ha hecho el director. “Es un tipo especial, que sufre y tiene dificultades por estar en un entorno muy conflictivo y encuentra a un compañero que le apoyará”.

Por otro lado, Vicky Gómez ha recordado que su primer trabajo en el cine fue de la mano de Óscar Aibar en un cortometraje y ha explicado que su personaje lo construyeron para que fuera “una mujer independiente y muy avanzada para la época”.

Finalmente, el director ha querido remarcar el importante contenido político de la película y ha hecho referencia a la frase final que aparece en pantalla, extraída del libro ‘La desaparición de Josef Mengele’, del autor Oliver Guez. “Cada dos o tres generaciones, la memoria se disuelve y se olvidan las masacres y las barbaridades del fascismo. Parece que se ha olvidado todo”, ha concluido.