Quantcast

Empanadillas congeladas: el truco para que estén crujientes sin romperse

Las empanadillas son un plato muy socorrido para cualquier comida. Si las compras congeladas, solo tienes que freírlas y ya las puedes degustar. Al hablar de esto, a muchos se les viene a la memoria el sketch de Martes y Trece de las empanadillas de Móstoles y Encarna Sánchez.

Este plato está hecho de una masa rellena del alimento que se quiera en forma de media luna. Aunque normalmente son saladas, también pueden ser dulces y tomarse como postre. A continuación, te mostramos el truco para que las empanadillas congeladas estén crujientes sin romperse.

NO FRÍAS DEMASIADAS A LA VEZ

frito

Tampoco es bueno freír demasiadas empanadillas a la vez por varias razones. En primer lugar, al introducir muchas juntas, el aceite va a bajar de temperatura haciendo que tarde unos minutos en recuperar su estado óptimo. Durante ese tiempo, la masa se va a empapar de grasa en lugar de conseguir la textura crujiente. Para evitar que queden untuosas, cuando las saques de la sartén, déjalas sobre papel de cocina para que absorba todo el exceso de aceite.

La siguiente razón es que al introducir muchas en el recipiente en el que se van a freír van a estar muy juntas y podrían pegarse entre ellas. Por lo que lo recomendado es realizar varias tandas aunque te lleve algo más de tiempo. Todo se nota en el sabor y dedicarle unos minutos va a hacer que el plato te salga para chuparte los dedos. Si sigues todos estos trucos, las empanadillas no se te van a romper mientras las fríes y te van a quedar crujientes.