Quantcast

Facebook, Instagram: por qué renunciar a la privacidad puede hacerte ‘vender tu alma al diablo’

De las redes que existen en la actualidad, tanto Facebook como Instagram tienen una presencia muy notable en los hábitos de los usuarios. En ella, no solo han encontrado una forma de comunicarse sin importar barreras de tiempo y espacio, sino que en la actualidad las redes sirven para vender y hasta para hacerse un nombre. Pese a esta relevancia que adquiere el uso de las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación, estas plataformas digitales también tienen sus juegos estratégicos para utilizar a su conveniencia la información de millones de usuarios.

Ahora, se ha conocido el hecho de que ambas herramientas tecnológicas están tratando de ejercer un tipo de presión para que los fanáticos se dejen espiar, y han amenazado que podrían volverse de pago. Pues sí, no es de sorprender, porque lo mismo se ha visto con WhatsApp a inicios de año, donde muchos decidieron pasarse a Telegram o Signal. Te vamos a contar por qué no deberías venderle tu alma al diablo. Y es que, ante todo, tu privacidad debe estar garantizada.

El rastreo de tus datos

El rastreo de tus datos

Si bien es cierto que el asunto del rastreo de la información ha sido uno de los mayores cuestionamientos que ha tenido Facebook a lo largo de los años, ahora lo hacen de manera directa. No han ocultado de que en Instagram tiene intenciones de replicar sus tácticas de rastreos.

Pero, curiosamente desean convencer a las masas para que acepten estas condiciones que son realmente descabelladas. “Nadie va dejar sus datos a merced de la compañía”. En tal sentido, se ha atribuido el hecho de que estas plataformas podrían pasar a ser pagas, infundiendo de esta forma un profundo miedo en los tecnoadictos.