Quantcast

Cómo comprar una sartén

Elegir un buen sartén depende básicamente de su material y de la marca. En el mercado existe una gran cantidad de variedad pero se diferencia, además del precio en su marca, calidad y material.

Lea TAMBIÉN: CÓMO LIMPIAR UNA ALFOMBRA A FONDO

No es lo mismo un sartén de teflón que un sartén de aluminio o cerámica, cada uno tiene unas características únicas. Por lo tanto dependerá de nosotros elegir cuál se ajusta nuestras exigencias en la cocina y estética (de ser el caso).

Debes tener en cuenta que así como existen marcas de sartén reconocidas, también la calidad hay que evaluarlas. Probablemente puedas guiarte por una marca pero resulta que no es tan buena como esperabas, así que es bueno evaluar cada punto.

Comprar un buen sartén

Comprar un buen sartén

Todo aquel que sepa de sartén sabe que no todos son buenos para la cocina. Si existen marcas reconocidas y materiales que dicen ser de calidad pero es bueno evaluar cada punto a la hora de hacer una compra.

Comprar un sartén solo por apariencia no es lo más adecuado, así que no te dejes llevar por sus colores o porque brilla. Debes fijarte en lo que realmente importa que te funcione en lo que desees hacer en la cocina.

Por ello para hacer una buena compra de un sartén debes valorar su diámetro. Una sartén favorita por el público son aquellas que tienen 24 cm de diámetro. Estas son prácticas pues le puedes hacer cualquier clase de uso.

Al momento de comprar una, probablemente pienses que el diámetro no es necesario, pero de qué sirve comprar una sartén mínima si no podemos usarla constantemente. Es decir, mejor hacer una buena compra y utilizar el sartén cada que podamos, que una mala compra en el que a la larga terminaremos comprando otro.

En todo caso si deseas comprar una sartén para solo freír alimentos pequeños puedes hacerlo sin problema. Pero si deseas ahorrar dinero y tiempo, una sartén con buen diámetro será la primera opción.

Debe tener un buen mango.

Quizá este punto sea sobrevalorado pero lo segundo que debemos hacer al comprar un sartén es fijarnos en el mango. Tomarlo, manipularlo y moverlo de un lado a otro para saber si puede resistir, también para conocer qué tan equilibrado puede estar.

Si es demasiado pesado o muy ligero y si no es estable. Hay quienes se fijan en el equilibrio de un sartén, es decir que apuestan por un mejor manejo y comodidad a la hora de cocinar.

Una buena base

Una buena base

Otro punto que todo comprador debe tomar en cuenta es la base de la sartén. Esta debe ser fuerte y resistente, pues en el caso de que sea una placa de acero demasiado fina, la sartén pronto tenderá a deformarse con el uso.

El fondo de la sartén debe tener una capa de aluminio que distribuya bien el calor.

Para comprobar en este caso si la superficie de apoyo es lisa, colocaremos la sartén sobre una superficie plana y veremos si es estable.

En necesario que tengas en cuenta que la base puede estar ligeramente abombada hacia afuera, puede ser solo dos o tres milímetros pero eso es suficiente para que se balancee. Y no haga buen contacto con la placa y se pierde mucha energía.

¿De qué material está fabricado un buen sartén?

¿De qué material está fabricado un buen sartén?

En cuanto a los materiales , hay quienes deciden evaluar cada uno de las características. Así que a continuación te doy alguna variedad para que tengas en cuenta a la hora de comprar.

Hay sartenes de inducción que necesitan una capa de acero para concentrar los campos magnéticos. En este caso debes comprobar que la sartén tenga una etiqueta que especifique que está apta para inducción. Al igual que se especifican otros tipos de focos en los que se puede utilizar.

También existe una nueva gama de sartenes en el mercado basadas en la cerámica, como ocurre con recubrimiento PTFE. Este tipo de sartén en su mayoría tiene un revestimiento , aunque es preciso aclara que pueden variar mucho en función del fabricante.

Es decir que hay quienes apuestan por fabricaciones más ecológicas y apuestan por materiales y procesos de fabricación más limpios pero resistentes.

Los sartenes en su mayoría es elaborado a partir de distintas aleaciones de aluminio o acero: de aluminio esmaltado o aluminio fundido y de acero esmaltado, vitrificado o inoxidable. El tipo de aleación utilizada y, sobre todo, el grado de espesor de las paredes determina su peso.

El punto central de todo sartén es su capa antiadherente interna que casi siempre está formada por tres o más capas. Por ello siempre realiza todas las preguntas necesarias a la hora de comprar y no te dejes guiar solo por lo bonito de los colores o lo bien que se pueden ver en la cocina.

La idea es que la compra sea una buena compra y perdure en el tiempo. Pues mayormente una buena sartén puede durar 6 o más años dependiendo del cuidado y la calidad que estas tengan.