Quantcast

Cómo saber si un perro tiene fiebre

La fiebre es la elevación de la temperatura corporal, esta es la manifestación del sistema
inmunológico indicando que está luchando contra agentes extraños, como una infección,
virus o enfermedad. Así como el humano presenta fiebre ante estas causas, de igual forma pasa con otras especies mamíferas, como a nuestro amigo el perro.

Lea TAMBIÉN: CÓMO LIMPIAR EL COLON

Anteriormente la gente tenía como referencia la humedad de la nariz, para evaluar la
temperatura de su perro; si esta estaba más humedad y fría, se decía que el perro estaba
bien, si esta estaba seca y caliente, el perro tenia alta temperatura.

Sin embargo este método no es preciso, porque existen diversos factores que pueden alterar la humedad y temperatura de la nariz de nuestro perro. Por lo tanto esta prueba no es indicativo de que tu mascota tenga o no fiebre.

Esta sintomatología presentada en la nariz es uno de los muchos síntomas que podría
presentar tu perro al tener fiebre. A continuación, te explicaremos como puedes saber si
tu perro tiene fiebre.

Es importante destacar, que lo más recomendable es que tu amigo de cuatro patas sea
diagnosticado por un veterinario.

¿Cuando se considera que tu perro tiene fiebre?

¿Cuando se considera que tu perro tiene fiebre?

Se sabe, que la termorregulación es el mecanismo que tiene nuestro cuerpo de regular y
equilibrar su temperatura dentro de un rango determinado. Si se supera esta temperatura
o rango, se puede decir que entramos en un cuadro febril o se tiene fiebre.
Esto mismo
sucede en nuestros perros.

La temperatura normal de tu perro es superior a la tuya. Por otro lado, estos valores
también pueden variar dependiendo de la edad, raza y características de tu perro.

Se considera una temperatura normal en un perro adulto aquella que oscila entre los
37.5° a los 39° grados. En cachorros serian entre 34.4° y 36° grados como valores
normales; ya en cachorros más grandes registran unos 37.8° grados.

En otras palabras, se considera que tu mascota tiene fiebre cuando sobrepasa estos niveles o valores de temperatura, siempre tomando en cuenta las características de nuestro amigo de cuatro patas.

Síntomas que tu perro puede presentar al tener fiebre

Síntomas que tu perro puede presentar al tener fiebre

Para quienes no saben o se les dificulta detectar si su perro tiene o no fiebre a través del
tacto, él mostrará otras señales que nos indican que no se siente bien de salud y
posiblemente esté quebrantado.

Cabe resaltar, que el hipotálamo es el encargado de activar el mecanismo de
termorregulación en el cuerpo dependiendo de la situación en que este se encuentre. Por
lo que, al aumentar la temperatura corporal de tu perro por encima de los valores

normales, este se encargaría de disipar el calor, disminuyendo la temperatura a través de
jadeos, la vasodilatación, cambios posturales o la transpiración.

Por el contrario, si tu perro presenta temperaturas por debajo de los niveles normales, su
sistema de termorregulación se activaría,
produciendo calor, aumentando la temperatura
a través de la Pilo erección o cambios posturales.

Existen otros síntomas que tu perro puede manifestar al tener fiebre, además de su
temperatura corporal, tales como:

  • Estado de apatía, letargia o somnolencia.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria
  • Pérdida del apetito y sed (deshidratación)
  • Debilidad corporal
  • Convulsiones o shock (en caso de presentar fiebre muy alta por infecciones)
  • Tos y vomito
  • Ojos rojos y orejas calientes
  • Diarrea e incluso hemorragias.

Sin embargo la mejor forma de diagnosticar el nivel de temperatura de tu mascota es con
un termómetro rectal, de lo contrario, al presentar sintomatologías graves es recomendable acudir al médico veterinario. El estado febril de tu perro probablemente se deba a una posible infección u enfermedad, es mejor descartar cualquier otras patologías.

Top de consejos para bajar la temperatura a nuestra mascota

Top de consejos para bajar la temperatura a nuestra mascota

Ahora bien, cuando sabes que tu perro tiene un cuadro febril intermitente o prolongado,
entre los 40° a 41° grados de temperatura, la cual es considerada como fiebre moderada a
alta, podemos atenderlas desde casa. Puede atenderse previamente para aliviar el malestar del perro, hasta ser evaluado por un veterinario.

Uno de los métodos más útiles, seria aplicar paños humedecidos con agua templada o fría
en sus axilas, abdomen y almohadillas de sus patas
. Esto le permitirá a tu peludo
restablecer su temperatura. Luego de esto, observa la evolución a tu perro durante dos a
tres días, asegurándose de que esté bien hidratado y alimentándose correctamente.

Si la temperatura es mayor a 41°, se considera fiebre muy alta, si se prolonga este estado
por varios días, junto a síntomas fuerte, el perro puede estar en riesgo. A esto se le denomina la hipertermia no febril, la misma puede causar daños irreversibles en las estructuras y funciones celulares comprometiendo la vida del perro.

Ejemplo de la hipertermia: un golpe de calor, el síndrome braquiocefálico, el estatus epiléptico o desordenes metabólicos de hipertiroidismo.

En casos de presentar hipertermia no febril, se recomienda enfriar lo antes y más rápido
posible al perro. Una técnica útil sería, los baños con manguera de agua fría, corrientes
de aire, ventiladores, usualmente logran estabilizar al perro
, para así acudir lo más rápido
posible al veterinario.

Recuerde no suministrarle medicamentos antipirético de consumo humanos a tu mascota peludo que se podría intoxicar. Consulte con un veterinario de confianza cualquier duda.