Quantcast

Cómo cambiar los pedales de una bicicleta

Hay varias razones por las cuales puedes cambiar los pedales de tu bicicleta, ya sea para mejorar su calidad o cambiando al sistema automático para así fijarlos a las de tus zapatillas de ciclismo. También se puede deber a que vas a empacarla para viajar con ella o simplemente deseas realizar un mantenimiento a tu bici y así reparar alguna falla imprevista que amerite un reemplazo.

Independientemente de cuáles sean tus motivos, ten siempre presente que tu bicicleta debe estar siempre en buenas condiciones, además de estar equipada con el tipo de pedal adecuado y que sea de calidad.

Herramientas necesarias para poder cambiar los pedales de una bicicleta

Herramientas necesarias para poder cambiar los pedales de una bicicleta

Cambiar los pedales de tu bicicleta no es una tarea sencilla pero por suerte para ti puedes ayudarte con las herramientas adecuadas. Pero deberás tener en cuenta que según el tipo de pedal con el que trabajes, necesitarás de las herramientas idóneas para poder realizar el trabajo.

Para ello necesitarás lo siguiente:

  • Grasa de alta calidad o aceite lubricante de baja viscosidad.
  • Llaves especiales para pedales (15mm).
  • Llave Allen (8mm o 6mm).
  • Paño.

Por otra parte, es fundamental que tengas en cuenta que deberás girar las herramientas en el sentido adecuado de la rosca de los pedales. Esto se debe a que sin importar su tu bicicleta se encuentra montada o de pie, el pedal izquierdo solo se afloja al girar la herramienta a la derecha, mientras que el derecho se aflija girando a la izquierda.

De igual manera no tienes que preocuparte, pues la mayoría de los pedales cuentan con una marca que indica el lado al que corresponden (“R” corresponde al lado derecho y “L” al lado izquierdo).

Remover los pedales de una bicicleta

Remover los pedales de una bicicleta

Remover el pedal izquierdo

  1. Para comenzar tendrás que colocar la bici en un soporte o sobre el suelo, pues tendrás que posicionar la biela de forma adecuada para así facilitar la remoción del pedal.
  2. Después, con el pedal del lado izquierdo, el lado sin tracción, es mucho más fácil realizar el cambio al poner la biela hacia abajo y luego usar la llave Allen, apuntando en la dirección de la parte trasera de la bicicleta.
  3. Ahora deberás asegurarte de que la herramienta se encuentra segura en el tornillo del pedal, de esta forma evitarás que lastimes la cabeza del tornillo al ejercer fuerza a través de la llave.
  4. Tendrás que ejercer fuerza en el sentido de las agujas del reloj, es decir: a la derecha.
  5. Una vez que el pedal esté flojo, podrás quitarlo a mano y desenroscarlo completamente. Solo tendrás que asegurarte de extraer la rosca siempre en posición recta para así evitar dañar la cuerda, tanto de la biela como la rosca del pedal.

Y listo, así de fácil remueves el pedal izquierdo.

Quita el pedal derecho

  1. Comienza colocando la bici en un soporte o sobre el suelo, ya que tendrás que posicionar la biela de forma adecuada para así facilitar la remoción del pedal.
  2. Después, con el pedal del lado derecho, el lado sin tracción pues facilitará realizar el cambio al poner la biela hacia abajo y luego usar la llave Allen, apuntando en la dirección de la parte trasera de la bicicleta.
  3. Ahora deberás asegurarte de que la herramienta se encuentra segura en el tornillo del pedal, de esta forma evitarás que lastimes la cabeza del tornillo al ejercer fuerza a través de la llave.
  4. Tendrás que ejercer fuerza en el sentido contrario de las manecillas del reloj, es decir: a la izquierda.
  5. Cuando el pedal esté flojo, ya podrás quitarlo a mano y desenroscarlo totalmente. Solo tendrás que asegurarte de extraer la rosca en posición recta para así evitar dañar la cuerda, tanto de la biela como la rosca del pedal.

Colocar los pedales de una bicicleta

Colocar los pedales de una bicicleta

Ahora que as quitado los pedales, antes de reemplazarlos debes asegurarte que las roscas estén limpias, las de los pedales y las del interior de las bielas. Luego solo tendrás que aplicar un poco de lubricante o grasa de alta calidad en las roscas de los pedales.

Instalar el pedal izquierdo

  1. Para comenzar deberás asegurarte que el pedal corresponde al lado izquierdo o sin tracción, podrás identificarlo pues está marcado con la letra “L”. Coloca la rosca del pedal de manera que quede aproximadamente en la posición adecuada en la biela. La rosca debe estar perfectamente orientada, de forma recta y en dirección a la rosca de la biela.
  2. El enroscado debe ser suave, o de lo contrario no entrará bien y podría terminar dañando la rosca. No olvides que las direcciones de las roscas están invertidas, de esta forma tendrás que ingresarlas en la biela.
  3. Coloca la llave Allen dentro del otro lado de la biela y comienza a girarla en el sentido de las agujas del reloj. Al estar en frente podrás verla como gira en el sentido contrario de las agujas del reloj.
  4. Finalmente aprieta la rosca del pedal, luego coloca la llave Allen en el lado largo de ésta, y en esta ocasión estará apuntando a la parte delantera de la bici. De nuevo ejerce presión sobre esta para que te asegures de que ha quedado bien apretado.

Instalar el pedal derecho

  1. Para comenzar deberás asegurarte que el pedal corresponde al lado derecho, podrás identificarlo pues está marcado con la letra “R”. Coloca la rosca del pedal de manera que quede aproximadamente en la posición adecuada  con respecto a la biela. La rosca debe estar perfectamente orientada, de forma recta y en dirección a la rosca de la biela.
  2. El enroscado debe ser suave, o de lo contrario no entrará bien y podría terminar estropeando  la rosca. No olvides que las direcciones de las roscas están invertidas, de esta forma tendrás que ingresarlas en la biela.
  3. Coloca la llave Allen dentro del otro lado de la biela y comienza a girarla en el sentido de las manecillas del reloj. Al estar en frente podrás verla como gira en el sentido opuesto de las manecillas del reloj.
  4. Finalmente aprieta la rosca del pedal, luego coloca la llave Allen en el lado largo de ésta, y en esta ocasión estará apuntando a la parte delantera de la bici. De nuevo ejerce presión sobre esta para que te asegures de que ha quedado bien apretado.