Quantcast

Medicos Mundi pide una estrategia global con la vacunas de la COVID-19

spot_img

El presidente de Medicos Mundi Internacional, Carlos Mediano, ha pedido una estrategia global en la vacunación de la COVID-19 y liberar patentes para aumentar la producción.

Mediano ha participado en la presentación del ‘Informe Salud en el contexto de la pandemia de la Covid-19’ junto a la vicerrectora de Responsabilidad Social Corporativa de la Universidad de La Rioja, Fabiola Portillo, y el director de Escuela de Enfermería Javier Iruzubieta, en la propia Escuela.

En ella, ha mostrado su preocupación por el hecho de que la lucha contra la COVID-19 se está desarrollando mediante acciones individuales y ha visto necesaria una «gobernanza global de salud» porque, ha dicho, «aunque nos vacunemos, si en el resto de países no lo hacen se desarrollarán cepas que harán que no nos sirva».

Ha señalado cómo, ahora mismo, «estamos discutiendo quién se queda las vacunas en vez de hacer la pregunta correcta que es» a su juicio, «por qué no aumentamos la producción». En este sentido, ha señalado cómo la OMS ya ha apuntado a la necesidad de compartir patentes.

Para Mediano, si las personas de más de setenta años son las que más están sufriendo las consecuencias, el objetivo tendría que ser que «todos los mayores de setenta de cualquier país estén vacunados». «Y esto no lo estamos haciendo», ha aseverado.

«Hubiera sido muy importante», ha indicado, «una respuesta única y global; pero hemos encontrado respuestas individuales». De forma que «la especulación que hubo al principio de la pandemia con las mascarillas y el material la encontramos ahora con las vacunas».

Ha resaltado cómo «no tenemos que vacunar a gente que esté convencida, sino a la mayor parte de la población mundial en un tiempo razonable, porque estamos viendo la cantidad de cepas que están saliendo ya que hay más probabilidad de mutación por la cantidad de gente infectada». De forma que «ser generosos también nos ayuda a nosotros».

Iruzubieta ha comenzado considerando cómo, «tal vez, en la carrera desenfrenada por la máxima cobertura» de la vacuna, «nos estemos olvidando de una parte muy importante de la población». En este sentido, Portillo ha señalado cómo el aumento de fondos en materia de cooperación constituye «otra vacuna contra la COVID-19».

Ha esperado que las previsiones de que 5.000 millones de personas no tendrán acceso a la atención sanitaria en 2030 no se cumpla. Y ha destacado que la salud es «un sector prioritario para la cooperación riojana al desarrollo».

Mediano ha explicado que se trata del estudio número veinte realizado entre esta entidad y Médicos del Mundo. En él, se analiza la cooperación sanitaria y se centra en «los reembolsos no las promesas», por lo que el último estudio es de 2019.

«Aunque os parezca mentira hemos tenido que defender que la salud sigue siendo un sector importante y que la cooperación sanitaria es algo que no podemos olvidar; y hemos sufrido recortes de una manera importante», ha dicho.

Ha explicado cómo la COVID-19 ha sido un problema de salud porque ha sido la enfermedad infecciosa con una sola causa que más muertes ha ocasionado en 2020; más que el Sida, la Malaria o la Tuberculosis y la Hepatitis, esta última, «la gran olvidada» y que mata más que las anteriores.

En segundo lugar porque el problema que ha tenido es que ha mostrado las costuras de los sistemas sanitarios, sociales y económicos, y ha provocado un colapso de otros programas de forma que, por ejemplo, ha aumentado un 36 por ciento la mortalidad por Malaria, «porque los sistemas están colapsados y la gente tiene miedo a ir».

En este estudio se ve que «no estábamos preparados» para la pandemia y «la ayuda se había estancado». Ha creído que «tiene que haber un impulso importante» a la cooperación «y las comunidades son el segundo actor más importante, y el 39 por ciento del conjunto del dinero que se desembolsa».

Siguiendo el estudio presentado hoy, en la 2019, La Rioja destinó a ayuda oficial al desarrollo 4,92 euros por habitante en 2019, situándose en la posición sexta entre la diecisiete comunidades autónomas, superando la media del conjunto, de 4,62, pero lejos de los 22,05 euros por habitante de la comunidad que más dedica, el País Vasco.

En cuanto a la cooperación en salud, los datos que arroja el estudio muestran un importante incremento, un 75 por ciento, en las cantidades destinadas a este sector por parte del conjunto de las instituciones públicas riojanas.

El peso que la salud tiene en la cooperación riojana en 2019 alcanza los 280.897 euros, que suponen un 18,16 por ciento de la ayuda oficial al desarrollo, superando con creces el 11,4 por ciento de porcentaje medio de cooperación centralizada, y el 12,9 por ciento que de media destina el conjunto de los países, lo que indica que el sector de salud es prioritario en la cooperación riojana en 2019.