Quantcast

Triunfa en la cocina con las croquetas de jamón al estilo Alberto Chicote

Las croquetas, el pedazo de cielo que no debe faltar en la mesa y a las que el reconocido chef, Alberto Chicote ha dado una versión ‘imperdible’.

Las croquetas son, además de deliciosas, el aperitivo perfecto para una comida o cena. Puede ser incluso degustada a cualquier hora del día y no debe faltar en ninguna de las cartas de los restaurantes.

Lea TAMBIÉN: CALLOS A LA ASTURIANA: LA RECETA MÁS COMPLETA E IRRESISTIBLE PARA UN PLATO DE CUCHARA CONSISTENTE

Su preparación es sencilla y su sabor ademas de crujiente, impone carácter ante los paladares más exigentes. Es que a pesar de ser considerado una comida popular y básica, la croqueta es esa porción de masa que se hace con varios ingredientes y se fríe en aceite.

Dejándola como un pequeño pedazo de sabor con bechamel y rebozado en huevo y pan rallado, perfecto para untar con salsas o simplemente para disfrutar sola. El origen de la croqueta es en Francia, pero en España durante los siglos XIX y XX fue cuando se popularizó.

No fue hasta el siglo XXI en el que la croqueta tomó fuerza y valor y comenzaron los diferentes restaurantes de gran prestigio a ofrecerla en la carta. Tanta popularidad ha escalado que el propio Alberto Chicote, ha hecho su versión deliciosa.

Más sobre croquetas y la versión de Alberto Chicote

Más sobre croquetas y la versión de Alberto Chicote

De acuerdo a la historia, las croquetas nacieron en la corte de Luis XIV y la primera referencia de presentación tal y como se les conoce en la actualidad data de 1817 de manos de Antonin Carême.

Carême fue un cocinero francés que decidió destacar en el banquete para el príncipe regente de Inglaterra y para el Archiduque de Rusia con un plato de bechamel. Este se encontraba recubierta por una capa gruesa y crujiente al que denominaba croquettes à la royale.

Desde ese momento, las croquetas marcaron la historia culinaria y pasaron a volverse un exquisito plato propio de la realeza.

Muchos pelean por el nacimiento de las croquetas. Pero la palabra que desde luego tiene origen francés es debido a que la primera croqueta se hizo en Francia. Pero para sorpresa y asombro de muchos la salsa bechamel y la croqueta se inventaron en siglos diferentes.

Aparentemente, el relleno de la croqueta fue el primero en aparecer. La deliciosa receta de la bechamel se le atribuye al cocinero que trabajaba para Luis de Béchamel en el siglo XVII.

Aunque, se dice que su invención fue considerada una burda copia de una receta de unos cocineros italianos.

A todas estas, ya se sabe que la croqueta es netamente de Francia y que llegó a España más tarde. Pero el tema sigue generando debate debido a que hasta el sol del día muchos consideran que la croqueta nación en España.

Y es que España cuenta con una historia culinaria completa , amplia y variada y por ello es que se asocia también la croqueta. Además que es muy frecuente ver a los españoles comer croquetas y hasta el propio Alberto Chicote no se quedó por fuera.

Alberto Chicote y las crujientes de jamón

Alberto Chicote y las crujientes de jamón

Su versión de croquetas dejó atónitos a los españoles. Pues aunque es meramente la croqueta tradicional, Alberto Chicote deja en claro que lo crujiente es importante pero lo jugoso por dentro también lo es. Así que manos a la obra.

Ingredientes

  • 1 litro de leche entera
  • 200 gramos de nata para cocinar
  • 1 hueso de jamón
  • 100 gramos de mantequilla
  • 40 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 200 gramos de cebolla
  • 150 gramos de jamón ibérico
  • 90 gramos de harina de trigo
  • Nuez moscada
  • Pimienta 
  • Sal

Para el rebozado

  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Harina

Preparación

Preparación

Lo primero que debes hacer es colocar a hervir el litro de leche y los 200 gramos de nata en una olla con tapa. Acto seguido, introduce directamente el hueso de jamón en la leche para que vaya agarrando sabor.

La leche debe estar en el fuego unos 20 minutos, así que debes colocarla a fuego lento para que no se te pegue al fondo de la olla. Mientras que la leche se cocina, pica unos 150 gramos de jamón en trozos muy finos.

En otra olla, coloca 100 gramos de mantequilla y 40 gramos de aceite de oliva virgen extra. También incorpora unos 200 gramos de cebolla bien picada.

Esta mezcla la dejaremos a fuego suave durante 10 minutos. Cuando pase este tiempo añadimos el jamón previamente picado. Ahora, deja el jamón unos 5 minutos en el fuego para que suelte su grasa característica.

Ahora incorpora 90 gramos de harina en la olla donde cocinas la mezcla. Debes hacerlo poco a poco para evitar grumos. Si es necesario, puedes incorporarla con un tamizador o un colador fino.

No pares de mover durante 5 minutos ya que esta es la clave para que todo se integre correctamente. Pasados esos minutos, añade la leche aromatizada con el hueso de jamón y la nata.

De acuerdo a la receta de Alberto Chicote, el procedimiento debe ser con paciente. Verter un poco de leche y ligar, verter otro poco y volver a ligar. Todo hasta terminar con la leche.

Hora de moldear las croquetas

Hora de moldear las croquetas

La mezcla ya ligada debe permanecer unos 10 minutos en la olla, cuando pase este tiempo, es el momento de sazonar y aromatizar al gusto. De acuerdo a la receta de Alberto Chicote, debes hacerlo con algo de pimienta molida y nuez moscada.

Ahora, vierte la mezcla en una bandeja y la introduces en el frigorífico para que la masa se endurezca y pueda ser manejable.

Luego que esté fría y manejable, con ayuda de dos cucharas, toma un poco de masa y le das forma. Pasa la croqueta por harina, luego por huevo batido y después por pan rallado.

Para freírlas, hazlo con el fuego a 170º, máximo 180º, así conseguirás que queden crujientes por fuera y bien calientes por dentro.