Quantcast

Cómo hacer corazones de merengue

El merengue es uno de los dulces más sencillos de realizar y más deliciosos que se pueden probar, ya que su textura y su dulce sabor son la combinación perfecta para un postre que sirve como una rica merienda o un excelente regalo para un día especial y hay unas claves para que te salga como a un profesional.

Precisamente hablando de días especiales, el merengue es un postre ideal para preparar en cualquier momento del año con una persona a quien quieras, con el que puedes acompañar tus postres, el cual puede tener figuras muy diversas, y aprovechando la época puedes realizarlas con la forma de un corazón.

Ingredientes para los corazones de merengue

Ingredientes para los corazones de merengue

La receta para realizar el merengue en forma de corazón es sumamente sencilla, pues usas elementos que posees comúnmente en casa, por lo que probablemente no tendrás que viajar hasta el supermercado para conseguir todo lo que necesitas en este postre.

Para preparar los corazones de merengue solo necesitas 3 claras de huevo, ¼ de de jugo de limón o crémor tártaro, ¾ de taza de azúcar granulada (o lo que es igual, 150 g), 1 cucharada de maicena, ½ cucharita de vainilla y colorantes al gusto.

Las medidas que utilices siempre serán en base al tamaño que quieras para los merengues, por lo que si quieres que sean más grandes solo debes usar un poco más de los ingredientes que te hemos señalado anteriormente, para obtener más mezcla.

En algunos casos las personas prefieren utilizar azúcar glas, pero si no posees este elemento la azúcar normal está bien. También puedes echarle una pizca de sal a la mezcla, o usa ralladura de naranja en lugar del limón para darle un sabor diferente.

¿Cómo preparar los corazones de merengue?

¿Cómo preparar los corazones de merengue?

Los corazones de merengue tienen un proceso de preparación extremadamente fácil, aunque requieren su tiempo, por lo que puedes hacerlo en una tarde para comer como una merienda, o tienes la opción de prepararlos en la noche para tenerlos listos al siguiente día.

Lo primero que debes hacer es encender el horno con una temperatura de 100°C (200°F), para que este se vaya calentando mientras preparas la mezcla, de tal manera que cuando esté completamente lista solo tengas que meter la bandeja al horno.

Luego de que hayas encendido el horno puedes empezar con la preparación de la mezcla, colocando las claras de huevo un tazón para batirlas junto con el jugo de limón, y luego agregar la maicena para lograr una mezcla uniforme con estos elementos.

Sabrás que está listo cuando las claras estén muy espumosas, y este es el momento indicado en el que puedes proceder a añadir el azúcar muy lentamente, con la velocidad alta, hasta obtener una mezcla homogénea, para después echarle un poco de vainilla.

Cuando agregues la vainilla, continua batiendo hasta que el merengue se encuentre firme, brillante y con picos duros, que es cuando podrás proceder a dividir en la mezcla en diferentes partes y agregar los colorantes que quieras, si así lo deseas.

Debes tener a mano un papel encerado en donde harás los corazones, que tendrás que colocar en la charola de hornear boca abajo, para que puedas agregar la mezcla sobre estos con una manga, aunque también puedes utilizar una cuchara para realizar este procedimiento.

Cuando hayas echado toda la mezcla sobre los corazones, lleva la charola al horno y deja que se cocina por un tiempo aproximado de 1 hora y media, o hasta que los merengues queden bien secos, teniendo mucho cuidado en que no se vayan a dorar.

Los corazones de merengue se deben dejar reposar hasta que se encuentre completamente fríos, por lo que puedes dejarlo dentro del horno una vez que esté se enfríe, o envolverlos para que se conserven hasta el otro día, que será cuando decidas si quieres comerlos de una vez o guardarlos en un frasco tapado para mantenerlos en buen estado.

Consejos para los corazones de merengue

Consejos para los corazones de merengue

Como ya te hemos mencionado anteriormente, los corazones de merengue son postres muy sencillos de hacer, por lo que no debes preocuparte demasiado al momento de realizarlos, sin embargo, si quieres que estos queden muy bien te daremos una serie de consejos para ello.

En primer lugar, para batir las claras de huevos debes recordar hacerlo en un lugar templado, y es necesario que los huevos se encuentren a temperatura ambiente, sin rastro de grietas ni yema, pues de lo contrario es probable que no consigas el efecto deseado.

Las claras deben ser batidas muy bien junto con el azúcar y la maicena, por lo que es necesario que inviertas el tiempo necesario en esto, hasta que observes una mezcla completamente homogénea, pues este es uno de los secretos para obtener un buen merengue.

Consejos:

Consejos:

Todos los implementos que utilices para la preparación de los corazones de merengue, en especial la batidora o el recipiente que se usará para realizar la mezcla, deben ser lavados muy bien antes, para evitar que contengan polvo o grasa. Pasar medio limón por las varillas de la batidora y el interior del recipiente ayudará con la limpieza de estos.

Si solo posees azúcar normal y quieres que se vea como azúcar glas no hay ningún problema, lo único que debes hacer es triturarla con la licuadora, colocándola dentro de esta y dejarla allí hasta que se encuentre completamente pulverizada.

Al momento de mencionar los ingredientes te hemos dicho que puedes utilizar limón o naranja, y esto se hace para aromatizar un poco los corazones de merengue, pero en caso de que quieras utilizar otro elemento, la vainilla o el anís también son perfectos.

¿Cuando tiempo van al horno?

¿Cuando tiempo van al horno?

El tiempo de horneado puede ser un poco más largo de lo esperado, pero no te preocupes, ya que esto se compensará con la increíble textura y excelente sabor que tendrán tus corazones de merengue, por lo que si revisas el horno y observas que aún no están completamente secos, déjalo un poco más, evitando que se vayan a dorar, pues de lo contrario arruinará su textura.