Quantcast

Qué es la publicidad engañosa

La publicidad engañosa puede ser un poderoso gancho para generar ventas, pero solo en un primer momento. Lo importante no sólo las ventas se generen sino la imagen de la compañía detrás del producto. La cual puede verse manchada por situaciones fraudulentas. Muchos productos se valen de la publicidad desleal para influir en el proceso de toma de decisiones de los clientes potenciales.

Pero, cuando se deseen utilizar estrategias que sí funcionen para generar buenas prácticas, se puede recurrir al neuromarketing. El cual genera un impacto positivo a tu marca y aumenta tus ventas con estrategias realmentes con estudios probados.

Estrategias del Neuromarketing

fundamentos de marketing digital

Algunas de las estrategias positivas del Neuromarketing que podrías implementar para promocionar tus productos o servicios son las siguientes. Mostrar un elemento diferenciador sería una, hablar de los beneficios a la salud o beneficio que tendrás al adquirirlo sería otra.

También lo sería utilizar alegaciones de ser algo científicamente comprobado, propiedades o cualidad benéficas. Además, de mostrar un aspecto apetecible que dista mucho del aspecto real del producto e incentivar a consumir ese producto en un primer momento.

Existen decenas de ejemplos de marcas que han perdido no solo clientes, sino millones de dólares en procesos legales que pueden ir desde una persona, hasta una acción legal colectiva. Esto genera desconfianza en los clientes potenciales y hasta en los seguidores fieles de la marca. Un escándalo proveniente de la publicidad engañosa suele ser un golpe duro del que cuesta mucho trabajo recobrarse. Es por esto que los agentes de relaciones públicas deben recoger las piezas y generar confianza de nuevo en la audiencia.

¿En qué momento se utiliza la publicidad engañosa?

Hamburguesa

Muchas personas tienen la percepción de que a través de la publicidad engañosa se logran compras rápidas de una sola vez, pero esta estrategia no funciona. No solo trae consigo muchas implicaciones éticas y escrupulosas de por medio, sino perjudica la imagen de la empresa que la usa.

Muchos aplican a estrategias comunes como la nostalgia en la publicidad, esta, es un tanto más ética, pero bastante repetitiva. La publicidad engañosa quizás no sea la mejor estrategia a seguir, no solo por el impacto económico, sino por el riesgo latente de caer en una lista negra virtual. Cabe destacar que los clientes preferirán comprar cualquier otra marca a la que les intentó ver la cara.

Marcas que han hecho publicidad engañosa

Qué es la publicidad engañosa

Volkswagen se enfrentó a la peor crisis de su historia, cuando siendo el mayor fabricante de automóviles del mundo tuvo que reconocer que instaló un software para esquivar controles medioambientales en 11 millones de vehículos diesel de todo el mundo. El hecho le ocasionó no solo multas y caídas bursátiles sino un golpe bestial a su reputación.

En 2016, el gigante de las redes sociales admitió que los datos que había enviado a los anunciantes sobre el tiempo promedio que los usuarios veían sus videos de publicidad, habían sido sobreestimados durante más de dos años. Facebook informó que había detectado un error y se trabajaba en corregirlo por lo que había incurrido en publicidad engañosa.

Sin mencionar que también en algún momento anunció que su plataforma ya contaba con más views de videos que YouTube. Lo que no mencionó en aquel momento era que los views de Facebook medían retención del espectador por 3 segundos mientras que YouTube tenía un rango mucho mayor.

Más marcas

Qué es la publicidad engañosa

Aunque para muchos podría parecer evidente que no se trata de una poción para hacer que a las personas les broten alas de la espalda. En 2014, la marca Red Bull fue acusada de publicidad desleal por asegurar en su publicidad que beber este producto te da alas, por lo que pagó una multa de 13 millones de dólares tras una demanda colectiva.

En 2013, se sancionó a la cadena de comida rápida McDonald’s con una multa muy elevada y la orden de suspender la publicidad engañosa. El Happy Meal aseguraba la inclusión de fruta como postre, ya que contenía imágenes inexactas de la misma que inducían confusión entre los consumidores. Aunque el caso no parece tan grave, McDonald’s pasó a formar parte del grupo de marcas que han incurrido en publicidad engañosa.

La campaña 149 Calorías, lanzada por la marca en México en 2013 para aludir a que una botella de su bebida contaba apenas con esta carga calórica. La misma que podría eliminarse con actividades felices como bailar o sacar a pasear al perro. Esta causó una enorme polémica que desencadenó finalmente que fuera retirada y sancionada por varios organismos por engañosa y representar un riesgo para la salud.

También se deben incluir las publicidades de medicamentos o suplementos alimenticios que se ofrecen como una solución a los diversos problemas de peso que padecen algunas personas. Estas publicidades solo mencionan los resultados rápidos y efectivos pero, no destacan los efectos secundarios o riesgos que pueden generar en el estado de salud del consumidor según su condición. Otro tipo de publicidad engañosa son aquellas que se reciben a diario a través de las redes sociales o demás canales de comunicación