Quantcast

Así es la ropa que te permitirá cargar la batería del móvil mientras andas

Hace ya mucho que nuestra dependencia al móvil es más que preocupante. Es una adicción con todas las de ley, que implica comportamiento impulsivo y nos genera ansiedad y angustia si estamos lejos del objeto de deseo. ¿Qué sufrimientos no nos desgarran si, de pronto, el teléfono se nos queda sin batería estando fuera de casa y no tenemos manera de recargarlos? Para muchos de nuestros contemporáneos posiblemente sea esa la peor situación que puede imaginarse. No sabría que hacer con sus manos, cómo entretenerse en los pasos de cebra o a qué dedicar los tiempos muertos. Estos son nuestros ridícilos problemas del Primer Mundo, y con buen ojo comercial nuestros ingenieros y empresas tecnológicas se dedican a buscarles soluciones.

Ya han salido al mercado hace mucho las baterías portátiles, que son un complemento indispensable en la vida cotidiana de muchos. Antes salir de casa cargado de trastos que arriesgarse a quedar desconectado durante unos minutos o unas horas. Eso jamás, y por eso cualquier cachivache que nos garantice cargar nuestro teléfono móvil lejos de casa va a tener éxito seguro. Se han ensayado ya cargadores de móvil insertados en mochilas y pequeños estuches, y ahora un grupo de ingenieros está tratando de ir un paso más allá.

Un tejido inteligente

movil

La revista Advanced Functional Materials, que recoge los estudios en los más punteros materiales con todo tipo de prestaciones tecnológicas, publicó en octubre un estudio sobre un material de nombre casi impronunciable: “Piezoelectric Nylon‐11 Fibers for Electronic Textiles, Energy Harvesting and Sensing”. En dicho artículo, firmado por un grupo de investigadores e ingenieros de la Universidad de Bath dicen que podrían estar muy cerca de crear un tejido inteligente.

Dicho tejido, aseguran, podría ser capaz de cargar la batería de nuestro smarthphone simplemente mientras caminamos. Nuestro movimiento al andar pasa a la ropa que, a su vez, lo transforma en energía que sirve para recargar nuestro móvil. Sostenible, limpio e ingenioso. Sería, además, una forma de obligarnos a movernos y no pasarnos la vida despatarrados junto al enchufe con el cargador conectado. Son todo ventajas pero, insistimos, todavía no está del todo desarrollado.