Quantcast

Cómo hacer en casa la ensaimada mallorquina

La ensaimada mallorquina es uno de los platos tradicionales dulces más conocidos de España. La ensaimada es una masa dulce, fermentada y horneada cuyo ingrediente principal es la manteca de cerdo.

Esta masa dulce, tiene claramente un origen geográfico que es la isla de Mallorca, lugar de donde recibe su nombre. Ensaimada deriva del término “saïm”, que significa manteca de cerdo en mallorquín, uno de los ingredientes principales y el más peculiar.

Lea TAMBIÉN: AGUACATES: EL TRUCO PARA MADURARLOS RÁPIDAMENTE

La manteca de cerdo le da la originalidad a la preparación de la ensaimada debido a que las masas dulces casi siempre suelen hacerse con mantequilla. De hecho es justamente la manteca lo que le da una singularidad a esta masa, que si se compara con otras preparaciones, tiende a tener un sabor único.

La ensaimada se ha consolidado como un plato típico mallorquín, conocido al principio solo por aquellos que visitaban la isla. Con el tiempo, su preparación y popularidad se fue extendiendo hacia la costa mediterránea y luego al resto de España.

Esta masa ha sido tan popular que la ensaimada también es conocida en otros lugares del mundo, como por ejemplo en Puerto Rico, donde actualmente venden la ensaimada pero con el nombre de ‘mallorcas’.

Un poco sobre la historia de la ensaimada

Un poco sobre la historia de la ensaimada

La ensaimada tradicionalmente es una masa azucarada, fermentada y horneada, elaborada con harina de fuerza, agua, azúcar, huevos, masa madre y manteca de cerdo.

Es un producto de repostería de gran tradición en la isla, ya que desde muy antiguo y de forma continuada se elabora y consume en Mallorca.

Se dice que la ensaimada nació hacia el siglo V antes de Cristo en Atenas, en uno de los ambientes más cultivados de la historia antigua. En la historia sale a relucir un hombre llamado Zimites, y quien pasó a la historia por inventar numerosas formas de hornear pasteles.

Entre los inventos, salió a relucir uno donde se moldeaba la masa y se rellenaba, una vez untada con miel, frutas confitadas, especias y queso de oveja. La llamada entonces ensaimada se introducía en el horno sobre un lecho de hojas de laurel y se servía fría.

En ese entonces, la ensaimada solía servirse tras los platos fuertes antes de los postres. Se dice que su creador fue este Zimites, pero aún no hay nada confirmado al respecto.

Otros afirman que la ensaimada fue hecha por devotos de Artemisa, quienes los días seis de cada mes la honraban con un pastel enroscado en el que encendían velas.

La historia también refiere que la ensaimada era costumbre antigua para celebrar la Navidad, pero era lleno de frutas con su tradicional forma redondeada. Algunos afirman que era una ensaimada escarchada, una preparación que le dio el paso al conocido roscón de Reyes, pero nada ha sido confirmado.

Sin importar cuál sea el verdadero origen, la ensaimada está en la historia de preparaciones dulces para celebrar días de importancia familiar.

¿Cómo preparar una tradicional ensaimada?

¿Cómo preparar una tradicional ensaimada?

Existe una tradicional receta para la ensaimada, que es la que se conoce en Mallorca y es una ensaimada como lisa y no lleva relleno alguno. Sin embargo, hay variaciones, pues algunos las hacen rellenas con crema o rellenas de cabello de ángel.

A continuación te mostraré cómo hacer una tradicional y deliciosa ensaimada.

Ingredientes

  • Harina de fuerza 400 g
  • Levadura prensada 15 g
  • Huevos 1
  • Agua 150 g
  • Azúcar 120 g
  • Sal
  • Manteca de cerdo
  • Azúcar glas para espolvorear

Preparación

Lo primero que debes hacer es calentar ligeramente el agua y colocarla en un bol, allí vas a deshacer la levadura. En otro bol, añade la harina y el agua con la levadura, un huevo batido, azúcar y la pizca de sal.

Amasa durante 15 minutos o hasta que obtengas una masa lisa. Realiza una bolsa y colócala en un bol untado con aceite y deja reposar durante una hora mínimo. Esto hará que doble su tamaño.

Posteriormente y cumplida la hora, amasa de nuevo para sacarle el aire y divide en seis partes.

Amasa cada parte y estira utilizando un rodillo. Cuando estén bien estirada, unta en cada parte manteca de cerdo. Tienes que ser bastante generoso a la hora de colocar la capa de manteca, recuerda que eso es lo que da el toque a la ensaimada.

Estira con las manos para que la masa quede bastante fina, puede que se rompa pero igual no hay problema. Enrolla y forma un rulo con cada una de las partes.

Deja reposar cada rulo hasta que la masa haya perdido nervio. Debes dejarla reposar durante una hora aproximadamente. Luego estira los rulos para que quede lo más fino posible y forra dos bandejas de horno con papel de hornear preferiblemente.

Realiza una espiral sobre cada porción y deja un espacio entre las curvas de la espiral para que cuando la masa esté levada no se monte. Debe quedar una ensaimada plana no elevada.

Guarda las bandejas en el horno con una taza de agua y deja levar las ensaimada durante toda la noche o durante 10 horas aproximadamente. Este paso es importante porque las ensaimadas deben fermentar de forma lenta para que queden bien.

Luego de cumplido el tiempo, calienta el horno a 200 grados y hornea durante unos 10 a 12 minutos. Retira y deja enfriar. Sirve con un poco de azúcar espolvoreada.

Artículo anteriorCómo encontrar trabajo en Facebook
Artículo siguienteQué es una escort