Quantcast

Los árboles de Navidad decorados más originales del mundo

Salvando la tradición del Belén, los árboles de Navidad son los adornos más típicos de esta época. La tradición de los  árboles de Navidad habría que situarla en Alemania, en la primera mitad del siglo VIII.  Nos  atenemos a la leyenda de San Bonifacio, un evangelizador inglés que estaba discutiendo con unos druidas sobre el valor sagrado del Roble, árbol consagrado al dios Thor que el santo derribó. 

En un principio los árboles de navidad se decoraban con manzanas que simbolizaban el pecado original y las tentaciones y velas que representaban a la luz de Cristo como luz del mundo. Pero según fue pasando el tiempo las manzanas y las velas se transformaron en esferas de colores, en luces y en todo tipo de adornos como podemos ver hoy en día. Más tarde se incluyó la tradición de poner los regalos  que traía Santa Claus, San Nicolás, Papa Noel o los Reyes Magos  según las zonas bajo el árbol.

El árbol flotante de Río de Janeiro en Brasil 

Se trata de un árbol que tiene una estructura metálica de más de 70 metros altura, se asienta sobre la laguna Rodrigo de Freitas y que está decorado con unas 900.000 bombillas.  En el año 2018, unas 200000 personas acudieron a visitarlo. Es sin duda el árbol de la Navidad más grande del mundo. Su encendido se realiza con un espectáculo de música y juegos pirotécnicos 

 Este árbol flotante es una de las principales atracciones de  Río de Janeiro durante las Navidades. La primera vez que se encendió fue en el año 1996, pero en el 2015 fue roto por un  fuerte viento y no volvió a encenderse hasta el 2018, cuando se retomó una acreditación de más de 20 años.