Quantcast

Iglesias acusa al PP de estar en «rebeldía» contra la Constitución

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha asegurado que se debe acometer la reforma del CGPJ ante la «rebeldía contra la Constitución» del PP para no renovarlo, dado que el Ejecutivo «ha tenido mucha paciencia y está aguantando muchas provocaciones» de los populares.

«Si el PP continúa en rebeldía contra la Constitución y contra la separación de poderes, pues al poder legislativo no le quedará más remedio que ejercer su labor e ir a un sistema mucho más sensato, que debería establecer una mayoría de tres quintos, pero si después de un plazo determinado no se adquieren los números necesarios para la renovación, pues pasar a una mayoría de mayoría absoluta«, ha señalado en una entrevista al diario ’20 Minutos’.

Para el vicepresidente, es «escandaloso» que en España el CGPJ lleve dos años en funciones y que, además, el principal partido de la oposición «diga abiertamente que no lo quiere renovar porque la correlación actual les conviene más».

Por otro lado, ha aseverado que se debe reactivar de nuevo la prohibición de cortes de suministros a la población vulnerable (medida que se dejó de aplicar a finales de septiembre), dado que «nadie entendería que, con el invierno, no tuvieran luz o calefacción.

En este sentido, Iglesias ha afirmado que las compañías energéticas «presionan a algunos ministros», porque defienden sus intereses. «La obligación del Gobierno, y en particular de Unidas Podemos, es defender el interés general», ha zanjado para insistir en que también habrá subida del salario mínimo interprofesional, dado que es un compromiso que «está firmado» en el acuerdo de Gobierno

«YO SÉ QUIÉN NOS HA VOTADO»

Sobre las discrepancias que se han producido con su socio de coalición, Iglesias ha insistido en que es «normal» que afloren tensiones y que incluso es «positivo» dentro de la «nueva cultura de coalición.

«Somos dos fuerzas políticas con intereses diferentes, con programas diferentes y con planteamientos diferentes, que en algunas cosas estamos de acuerdo y en otras no. Y en las que no estamos de acuerdo negociamos y hay tiras y aflojas, y esa es la mejor garantía de que se cumple el acuerdo de legislatura. Ocurrió con el decreto para paralizar los desahucios, con la regulación de los alquileres, con el ingreso mínimo vital y con muchas cosas», ha desgranado.

La cuestión diferencial para el vicepresidente es que ahora colectivos sociales, como sindicatos de clase, de inquilinos y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca también presionan al Ejecutivo, no solo los poderes económicos, y que «es evidente a quién llama cada uno».

«Yo hago mi trabajo, porque yo sé quién nos ha votado, para qué nos ha votado y sé los intereses que estoy representando en el Gobierno. Y creo que la gente no es tonta y sabe perfectamente cuáles son las diferentes vías de presión que recibe un Gobierno. Es evidente que el PSOE es una fuerza muy distinta a Unidas Podemos y creo que todo el mundo sabe hacia dónde tira cada uno«, ha enfatizado.

«SE NOTA LA PRESENCIA» DE UP EN EL GOBIERNO

También ha asegurado que la existencia del Ejecutivo en coalición ha permitido desplegar una mayoría histórica en torno a la aprobación de los Presupuestos, pues «ahora se nota que la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno aporta estabilidad y justicia social».

En esta línea, ha reiterado que el apoyo de EH Bildu a los Presupuestos Generales es un «logro para la democracia» y que es una «realidad obvia» que la formación abertzale apuesta por las vías políticas, como se reclamaba en los acuerdos de Ajuria Enea.

«El problema es que ahora, y basta ver lo que dice el PP y lo que dice la ultraderecha, algunos están haciendo el giro contrario, se están situando fuera de la democracia y fuera de la Constitución», ha recriminado el también líder de Podemos.

Además, ha manifestado que no le gustan que se desplieguen homenajes a etarras al igual que le «horroriza» en el caso de la dictadura franquista. «Imagínese lo que siento yo cuando veo homenajes a Franco, o cuando Vox dice que los gobiernos de la dictadura eran preferibles al actual. Pues me produce rechazo también, ambas cosas. Pero estamos en un momento en el que los dirigentes de la izquierda abertzale están condenando el terrorismo», ha relatado.

En cuanto a las elecciones en Cataluña, espera que en el futuro las fuerzas políticas de izquierda, en base a la correlación y a los votos que reciba cada una, «se entiendan». «Nosotros siempre lo hemos defendido, eso no es ninguna novedad», ha resumido.