Quantcast

Esta es la tecnología que te volverá invisible

El ser humano tiene un puñado de sueños desde los principios de los tiempos. Uno podría ser volar, otro poder aparecer inmediatamente en cualquier lugar, y otro podría ser hacerse invisible. Durante milenios, todos estos sueños fueron simplemente eso, sueños imposibles que solo podían cumplirse en la imaginación. No obstante, en las últimas décadas, y gracias al prodigioso desarrollo tecnológico e industrial, algunas de esas quimeras podrían acabar siendo una realidad cotidiana en no mucho tiempo. No en vano, volar ya se ha convertido en algo más o menos corriente para todos.

Como suele pasar con buena parte de la tecnología, ha sido antes que nada de aplicación militar. Así sucedió, por ejemplo, con Internet, que estuvo en manos de los militares mucho antes que de nadie más. En este caso estamos hablando de una especie de piel artificial que consigue volver invisible a la persona que la lleva. Como la famosa capa de invisibilidad de Harry Potter, pero en manos del ejército de los Estados Unidos. ¿Llegará algún día este poder de la invisibilidad a la gente de a pie?

Tecnología contra el enemigo

invisible

La tecnología en cuestión se trata, como hemos dicho, de una piel artificial que les confiere a los soldados que la llevan el poder de la invisibilidad en el campo de batalla. Sin duda, una ventaja aplastante sobre el enemigo, pues les hace indetectables a las cámaras termales y de cualquier otra clase. Cada vez más, ganar una guerra es cuestión de tecnología en la que no gana el más valiente o el mejor estratega, sino el bando que tenga una mejor equipación tecnológica. 

Este nuevo producto ha sido diseñado por una compañía originaria de Corea del Sur. Se trata de un mecanismo para el ocultamiento de la piel que se usa activando y generando calor o frío, según las condiciones del entorno, para que sean capaces de igualarse a la temperatura del medio ambiente en solamente cinco segundos. De tal modo, las cámaras termales del enemigo serán incapaces de detectar al soldado que lleve esta piel artificial. Es decir, que convierte al soldado en invisible a ojos del enemigo.