Quantcast

Un conductor de Guaguas Municipales de Las Palmas de Gran Canaria obliga a una pasajera a bajar de la guagua y esta camina hasta la ‘Feria’

La pasajera que subía en torno a la media noche de ayer en J.M. Durán a un vehículo de la línea 24, no le pasó el bono y tuvo que apearse en la siguiente parada

 

Hace unos días que los bonos de las Guaguas Municipales vienen dando problemas a los usuarios, sin que la empresa haya enviado comunicado alguno los medios de comunicación, para advertir de posibles errores en los «Bonoguagua».

Cierto es, que en los primeros momentos y dado el volumen de usuarios que mostraban error en sus tarjetas, los conductores se vieron obligados a dejarles pasar (según algunos viajeros). El sistema daba por cancelado o término similar las tarjetas.

A la pasajera de la citada línea no se le aplicó el mismo criterio, ante una falta de política común a aplicar en estos casos como ha venido a quedar demostrado, otros viajeros se han visto obligados a abonar en efectivo un importe ‘mayor’ del coste del servicio que el aplicado en la tarifa del bono.

Cuando no se cuenta ni tan siquiera con el importe del ticket en efectivo, como ha sido el caso que les trasladamos a ustedes y el conductor advierte de que «gratis no va a viajar señora», poco o nada puedes hacer.

Pero el caso va más allá, la pasajera le hizo entrega del Bonoguagua al conductor de turno para que comprobara personalmente con su equipo, que si disponía de crédito, pues a pesar de haber comprobado el propio conductor que la tarjeta contaba con crédito de 10 €, originó que la pasajera realizara un recorrido de varios kilómetros cuesta arriba, hasta su domicilio.

Los responsables de la empresa debieron prever una situación de desamparo de sus usuarios antes de la fecha de vencimiento de las tarjetas, lo cual no han hecho, pues en la jornada del jueves ha sido la fecha en la que han publicado una circular en la que indican que las tarjetas de cinco años  han caducado y deben ser cambiadas por unas nuevas en las dependencias habilitadas a tal efecto.

Claro, cuando le dices a una viajera que hace varios días que no coge la guagua, que esa circular así lo indica, a una hora intempestiva, pocas opciones le dejas.

Hace ya varias jornadas de la semana que acaba, que los usuarios tratan de recargar sus tarjetas (he sido testigo de ello en al menos dos ocasiones), los terminales de recarga daban por caducada dichas tarjetas a pesar de contar con saldo en las mismas.

Esta ciudadana debería ser telefoneada para pedirle disculpas y alguien deberá asumir la responsabilidad que le corresponde por la nefasta gestión de las tarjetas caducadas, será necesaria también una disculpa generalizada para los usuarios que han sufrido estas incidencias.