El Mad Cool acerca una estación de metro a Marconi

La presencia del recinto Iberdrola Music, más conocido como ‘Espacio Mad Cool’, ha sido un dolor de cabeza para algunos vecinos de la zona del polígono industrial de Marconi. Pero es posible que el espacio termine acercando a los vecinos de la zona a uno de sus objetivos más antiguos: Una estación de metro que los conecta de forma más sencilla con el centro de la ciudad, y que facilite la vida tanto de los vecinos como de quienes trabajan en el polígono industrial.

Es una petición que se ha hecho de nuevo por la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, aprovechando las reuniones técnicas sobre el evento realizadas esta semana con el ayuntamiento de Madrid y la organización del festival. En una rueda de prensa donde insistía en que el municipio «No quería» el Mad Cool ni su nuevo recinto, pero asumió que si se iba a estabilizar en la zona podía ser una forma de que se realizarán también cambios a favor de los vecinos y trabajadores de la zona. 

Específicamente, la aldea ha asegurado que la Comunidad de Madrid «que financia el festival, tendrá que ir progresivamente poniendo las condiciones para que el paso peatonal sea normalizado y seguro, y el transporte público». «Ya no solo por Mad Cool, sino porque es un polígono industrial, y a lo mejor podría ser positivo», sentenció en declaraciones recogidas por el portal Madrid Total. Aunque aseguró que podía entender que no es un proceso rápido, también señaló que la Comunidad de Madrid ya está realizando la ampliación de la estación de Metro de Villaverde a El Casar por lo que ya hay infraestructura. 

Europapress 6057954 Alcaldesa Getafe Sara Hernandez

La nueva estación, si la Comunidad de Madrid lo decide, sería parte de la Línea 3, y además de facilitar la llegada al recinto Iberdrola Music, haciéndolo algo más atractivo para las promotoras en caso de eventos diferentes al Mad Cool. Uno de los grandes problemas del espacio hasta ahora, como lo ha hecho evidente la lentitud del propio festival este año para anunciar su plan de movilidad. La presencia de otra estación de metro más cerca facilitará esta realidad y podría evitar uno de los grandes problemas que tiene el ayuntamiento de Getafe y los vecinos, sobre todo con la salida del evento. 

LOS CAMBIOS EN EL MAD COOL DEBERÍAN FACILITAR LA SITUACIÓN

Por otro lado, el festival ha hecho varios cambios en la edición de este año para intentar contentar a los vecinos. Además del plan de movilidad, que se sabe vuelve a insistir en el transporte público y que debería cerrar temporalmente la M45, lo que genera otra serie de problemas técnicos para el municipio, pero que espera ser una salida más cómoda y rápida y que de ese modo reduzca los problemas de salida del festival. 

Además, otros cambios como el posicionamiento de las tarimas deberían evitar los niveles de ruido del año pasado en las zonas vecinales y la zona pensada para las filas es también una novedad que espera evitar los descalabros que ocurrieron el año pasado con el concierto de Harry Styles en el mismo sitio. Aun así, hay varios vecinos que mantienen sus críticas, y no parece que se vayan a callar en los próximos días, aunque también es evidente este año que los reclamos han sido menos ruidosos que los del año pasado. 

De todos modos, el festival apuesta por mantener su nuevo recinto. En la práctica también tardaron años antes de ser aceptados por los vecinos de Valdebebas cuando se realizaba en aquella zona. Es otro dato importante a tener en cuenta, y que explica la tranquilidad del festival con su situación actual, pues confían que con cada edición se vaya afianzando tanto el espacio como la relación con la zona. 

LOS VECINOS DEFIENDEN QUE TIENEN AÑOS PIDIENDO UNA ESTACIÓN DE METRO

En cualquier caso, los vecinos de la zona, y en particular el famoso colectivo «Stop Mad Cool», han recordado que aun si el festival acelera el proceso de una estación del Metro de Madrid en la zona de Marconi no es una nueva petición. De hecho, aseguran que tienen años pidiéndolo, incluso si el festival termina siendo el catalizador para que ocurra no les parece un motivo suficiente para celebrar su presencia en la zona. 

De todos modos será interesante seguir si este tipo de cambios afectan a la zona de forma positiva. Pero también es verdad que hay quienes ya encienden la alarma de la gentrificación si la zona se vuelve uno de los espacios clave de conciertos en la ciudad. Con esa realidad es fácil entender la preocupación de los vecinos ante la presencia permanente de conciertos masivos en el espacio.