Quantcast

Ticketmaster estrena controversias con las giras de Louis Tomlinson y Blink-182

Ticketmaster es probablemente la empresa más importante del mundo en cuanto a la venta de boletos para eventos musicales. El gigante es la principal opción de compraventa de entradas en buena parte del planeta, incluida España, y en ocasiones se transforman en una barrera de acceso que aleja a los fanáticos de sus artistas favoritos. Pero en las últimas semanas, la venta de entradas del retorno de Blink-182 y de la nueva gira del ex One Direction Louis Tomlinson.

En ambos casos, los usuarios han reportado que las entradas se han agotado antes incluso de que se abriera la venta general, y en ocasiones que tras pasar todo el proceso para la compra no han podido confirmar su entrada por un error en la aplicación. Estas barreras, sumadas a los precios altos y al anuncio de que la empresa tendrá su propia plataforma de reventa, ha hecho que los afectados vean los problemas con bastante recelo.

Son problemas que no se limitan a España, donde de hecho han podido mitigar bastante las dificultades, sino que se expanden a México y Estados Unidos. Es justamente en el país norteamericano donde más se les ha criticado, con algunos grupos pidiendo que no se permita su fusión con Live Nation al considerarla una violación de las leyes antimonopolios.

LAS ETERNAS COLAS VIRTUALES

Si por algo se ha criticado directamente a la compañía de venta de entradas, es lo imposible que es acceder a las entradas sin necesidad de pasar 5 horas desde la madrugada desde la pantalla del ordenador. Es un problema que se ha repetido en la mayoría de los grandes eventos con entradas vendidas desde la página, y que comparten con otros proveedores.

Pero esto se multiplica cuando hay fallas en el sistema. Días como el de la apertura de Blink-182 en México están llenos de historias de usuarios que después de varias horas en la fila digital, la ventana les ha generado un error, dejándolos sin posibilidad de conseguir una entrada al devolverlos al final de la fila. La misma situación se ha dado en España para la gira de Tomlinson, que ha dejado a varios usuarios fuera de sus próximos conciertos en el Wizink Center y en el Palau de Sant Jordi del año que viene.

El problema es que después de estas pequeñas ventanas de oportunidad no hay como conseguir entradas para los grandes eventos, al menos no a precios razonables. En Portales como ViaGogo las entradas pueden llegar a los varios cientos de euros, por lo que no parecen una opción viable para la gran mayoría de los interesados. Aún el mayor fanatico de Coldplay puede tener dudas en dejar más de 300 euros para ver a la banda.

Es lo que muchos temen que puede pasar con un portal de reventa. En el caso de Blink-182 en el Wizink Center la reventa cuando menos duplica el precio de la entrada. Es el punto que argumentan desde Ticketmaster para abrir su propio portal de reventas, a pesar del escepticismo natural de algunos usuarios.

OTROS CONCIERTOS DEPENDEN DE TICKETMASTER

Los españoles tendrán que seguir enfrentando a Ticketmaster para varios conciertos importantes el próximo año. Ya en otras ocasiones eventos como el Madcool han tenido que pasar por su filtro, y aunque en España empiezan a existir más competidores como Baila, Entradas.com o aplicaciones como WeGow o Dice, que es de momento la encargada de vender los bonos en preventa de las nuevas ediciones del Primavera Sound de Madrid y Barcelona. 

Lo cierto es que la situación con Ticketmaster sigue siendo delicada, y probablemente deba realizar cambios si quiere tener una buena reputación. Pero lo cierto es que es una empresa tan grande que probablemente no les importe mientras que los artistas sigan permitiéndoles funcionar como quieran. Por ahora solo uno que otro nombre ha roto con ellos, como Pearl Jam o Rammstein, pero sigue siendo la opción predilecta de la gran mayoría.