Quantcast

Robles atribuye las críticas del embajador de Ucrania a que «está muy presionado»

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha mostrado este jueves su respeto hacia el embajador de Ucrania en Madrid, que lamentó que España no está aportando todo el armamento militar que podría a su país para hacer frente a la invasión rusa. Dicho esto, ha achacado las críticas del representante ucraniano a que «está muy presionado».

Fue ayer cuando el embajador Serhii Pohoreltsev, aunque agradeció la ayuda española, señaló que el último envío de armas efectuado por España se realizó en mayo y que Ucrania no ha podido conseguir todo lo que había solicitado. «No puedo decir que estemos satisfechos, ni que estemos recibiendo todo lo que España podría suministrar». Pohoreltsev reconoció que es una situación «difícil» y que comprende que «no es todo suministrar» sino también «buscar soluciones, formas de traslado, etc.», con tal de ayudarles. Por ello, y en el día en el que se cumplía medio año de guerra, llamó a ser «más y más rápido» en referencia al armamento militar que se les pueda dar.

Esta reacción del embajador ucraniano se debió a que está presionado, según Robles, que acto seguido ha puesto en valor que ayer mismo España anunció que redoblará la ayuda militar a Ucrania y ha preparado material para ser puesto a disposición de las autoridades de Kiev de inmediato. Entre este material se incluye una batería antimisiles, vehículos acorazados, más munición, adiestramiento básico a fuerzas ucranianas en España además de vestuario y equipamiento invernal.

Robles también ha sacado a colación que esta mañana ha visitado en Madrid el Parque y Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia, en el Acuartelamiento San Cristóbal-Villaverde, donde ya están preparados, «después de un mes de intenso trabajo», los 1.600 palés con 200 toneladas de uniformes y equipamiento complementario para climas fríos que España va a enviar a Ucrania. En declaraciones a Cuatro, recogidas por Europa Press, la ministra ha querido agradecer a los países de la Unión Europea y la OTAN que están coordinados para proporcionar equipamiento a Ucrania, al tiempo que ha aplaudido el trabajo de «cientos y cientos de personas de las Fuerzas Armadas españolas que están preparando ese material».

ESPAÑA ESTÁ «PREPARADA»

La ministra ha mantenido su previsión de que el próximo invierno será «muy duro» y ha defendido que no se trata de un «alarmismo» sino que, en el caso de una sociedad «tan formada y tan preparada» como es la española, «el sentido común» muestra la realidad. En este sentido, Robles ha manifestado que cualquier persona conoce los «escenarios de guerra» y «lo saben nuestros mayores», por lo que ha reiterado que «no se trata de un problema de alarmismo», sino que –a su juicio– Europa se ha «vuelto muy insensible».

Según ha explicado, el invierno será duro en cuestión de «pérdida de vidas humanas» por la guerra en Ucrania y a ello se le sumaría los posibles cortes del gas ruso. Además, ha admitido que afectará de manera directa a España si siguen adelante los cortes de suministro. Sin embargo, ha reiterado que España es un país solidario y como todos los países de la Unión Europea debe «mostrar unidad contra Putin». «No podemos vivir al margen de lo que vive la UE y los ciudadanos de Ucrania. Estamos viviendo una guerra y eso no se nos puede olvidar», ha sentenciado Robles.