Quantcast

Hecha a medida para personas con perfil de directivo que deseen ser consultor en trasformación digital con conceptos revolucionarios para las empresas, llega a España la Consultora Idonms

La compañía, con presencia en once países, asegura que es el momento de las pymes españolas para acometer su trasformación digital.

Según la prestigiosa firma, hay que desterrar de una vez por todas que la digitalización es lo mismo que la trasformación digital. La consultora asegura que pensar que son lo mismo es un error con consecuencias negativas y sale muy caro a las pymes en tiempo y dinero. 

“Si tienes una empresa, no te dejes confundir. No existe la fórmula del éxito en la economía digital, pero sí existe la fórmula del fracaso: pensar y esperar que la simple digitalización haga crecer un negocio y que todo funcione”. Iván Marco-Consultor Senior.

Por esta razón, Idonms, tras su estudio del mercado español y que también cuenta con experiencia con empresas españolas, asegura que a las pymes se les está confundiendo con el mensaje erróneo de que la digitalización, el marketing online y la trasformación digital son la misma cosa. 

La realidad es otra muy diferente: un aspecto es la trasformación digital, la cual se refiere al modelo de negocio; otra es la digitalización, que son las herramientas digitales que incorpora la empresa; y otra es la publicidad y el marketing online, lo cual es publicidad. Aunque entre ellas están relacionadas, cada una es diferente y tienen que tener un tratamiento diferente con especialistas diferentes.

“A nadie se le ocurre pensar que informatizar una empresa con buenos ordenadores y software de última generación es lo mismo que el modelo de negocio de la empresa. Invertir en herramientas digitales es irrelevante sin trasformación digital”. Iván Marco-Consultor Senior.

Tanto en Europa como en España hacen falta urgentemente consultores en trasformación digital, por esto, la firma ofrece la oportunidad a emprendedores y directivos con experiencia en gestión de negocios a unirse a su red de franquicias Idonms.

La consultora tiene a disposición de los emprendedores que estén interesados en la franquicia para España el siguiente enlace.

“Hay que olvidarse de una vez por todas del mito de que la digitalización y el marketing online es lo mismo que la transformación digital”. Iván Marco-Consultor Senior.

El know-how de la Consultora Idonms permite unirse a su red de franquicias con una baja inversión y sin necesidad de conocimientos técnicos. Aunque la firma cuenta con su propio departamento para el desarrollo de tecnologías digitales, basa su negocio en la consultoría estratégica para la trasformación digital, con la cual el 99 % de las pymes quedan gratamente satisfechas y con un ratio del 60 % de firmas de contratos.

La firma, con más de 30.000 clientes y 100 franquicias de Idonms en 11 países, es pionera y líder en trasformación digital y espera liderar también el mercado español, con su red de franquicias Idonms

Debido al éxito de su método exclusivo de asesoría basado en 60 áreas estratégicas para la trasformación digital de pymes y sus más de 140 servicios, la firma espera ser también el referente para las pymes españolas y la mejor franquicia de autoempleo.

La trasformación digital es la correa de trasmisión y la sangre que corre por las herramientas digitales y la publicidad online. La trasformación digital es la que verdaderamente trasforma, integra y da ventaja competitiva y comparativa a los clientes. La trasformación digital es el verdadero secreto y, por tanto, debe ser el primer objetivo, siendo lo demás el medio, cita la compañía.

Iván Marco, consultor senior de Idonms para España, asegura que apenas el 1 % de las pymes españolas que están digitalizadas y que invierten en marketing online, han sabido trasformar o adaptar realmente sus modelos de negocio a las reglas de la economía digital, por esta razón, la mayoría de estas empresas apenas avanzan. Pero más pronto que tarde tendrán que acometer y priorizar la trasformación digital de sus negocios sobre su digitalización si quieren sobrevivir, es decir, adaptarse para que sus clientes perciban un valor añadido real en sus productos y servicios y no obsesionarse tanto con la tecnología. Solo así las pymes españolas no perderán una década y podrán convertir esta crisis en oportunidad y salir mucho mejor posicionadas.