Quantcast

Fontaneros en Málaga: qué debemos saber para desatascar tuberías

De entre todos los motivos que hay para llamar a un fontanero Malaga, uno de los más frecuentes es una tubería atascada, un lavabo que no cuela o un fregadero en el que el agua ya está a punto de rebosar.

Viendo el tipo de obstrucción, habrá que llamar a un fontanero u otro, puesto que no todos tienen los mismos medios y hay algunos que pueden no atender urgencias como las que se dan con los atrancos.

El caso más complicado es el atasco de una tubería

Los fontaneros Torremolinos se enfrentan a muchos casos de tuberías obstruidas y este es el escenario más complejo, ya que el cliente no quiere saber nada de obras como es lógico, puesto que entonces la avería le saldría carísima.

Si sospechamos que el atasco ya está en las tuberías de la casa, hay que llamar a un fontanero que tenga acceso a uno de esos camiones cisterna con gomas que lanzan agua a presión, puesto que será la forma más económica de acabar con el problema.

Esto evita las obras, pues las gomas se meten por cualquier sitio como el desagüe de la ducha, el del WC, por un registro de la vivienda, etc., y gracias a la presión del agua no tardan demasiado en dejar las tuberías como el primer día.

Desatascar lavabos y fregaderos es mucho más sencillo

Otra de las situaciones que se suelen dar es que el lavabo o el fregadero no cuela el agua, y todos los fontaneros Marbella han hecho frente al problema, en especial en los apartamentos de vacaciones en los que hay niños.

Es normal que los más pequeños tengan poco cuidado con lo que tiran por los desagües, y muchas veces los padres no se fijan demasiado en lo que hacen sus hijos en una vivienda que no es suya.

En estos casos cualquier fontanero puede solucionar esta complicación, ya que no necesita herramientas especiales, y en muchas ocasiones acabará con el atasco con simple desatascador de goma.

Desmontar el sifón puede ser la solución, esa parte de debajo de los lavabos y fregaderos en los que siempre queda agua, con la idea de que los olores de los desagües no suban e inunden la vivienda.

Si eso no funciona, estos profesionales cuentan con unos líquidos muy fuertes (suelen contener ácido sulfúrico) con los que acaban con la mayoría de los tapones que se hacen en estas dos zonas de la casa.

Siempre hay que pedir factura

Sea cual sea el tipo de fontanero al que llamamos, antes siempre hay que preguntar por la factura. Nos la deben dar sin necesidad de discutir y los precios tienen que incluir IVA desde el principio, lo que nos servirá para filtrar entre los profesionales y los “piratas” del sector que se mueven mucho en los desatranques urgentes.

Dentro de una vivienda pueden darse varios tipos de atascos, los cuales solucionan los fontaneros. Dependiendo de su gravedad, los podrá eliminar un fontanero cualquiera o necesitaremos que acuda uno con más medios, como un camión de desatascos.