Quantcast

Servicios y ventajas que ofrece un perito informático

Contar con los servicios de un perito informático ayudará a las personas a ganar una demanda y evitar una condena.

El perito informático es el profesional que elabora un informe pericial donde presenta las pruebas tecnológicas de un caso ante un tribunal, de manera eficiente y contundente, siendo la evidencia digital la madre de las evidencias.

El perito informático es el ayudante tecnológico del juez, asesorando estratégicamente de manera aséptica, incondicional e independiente, para que tanto el juez, el fiscal y las partes comprendan qué ha ocurrido con los dispositivos electrónicos y los componentes tecnológicos que se den en cualquier procedimiento judicial.

Su actividad profesional se basa en la adquisición y extracción de evidencias, con garantía procesal, analizarlas bajo un procedimiento científico y siguiendo la normativa vigente, elaborar una pericial informática, indicando lo ocurrido y presentar las conclusiones ante el tribunal, para que pueda dictarse una resolución justa y equitativa.

Cuentan con una titulación universitaria que le acredita como encargado experto con amplios conocimientos sobre informática forense y legalidad para que avale cualquier conocimiento, vestigio, prueba o hecho de cualquier índole, que pueda ser imputable como delito. 

Su acreditación profesional es suficiente para ejercer en los juzgados y tribunales españoles, de conformidad con lo establecido en los artículos 340 y 341 de la LEC y la instrucción 5/2001 de 19 de diciembre del Consejo General del Poder Judicial y el Protocolo de 9 de febrero de 2005, modificada por el Acuerdo del Pleno del Consejo General del Poder Judicial de 28 de octubre de 2010, sobre la remisión y validez de las listas de Peritos Judiciales remitidas a los Juzgados y Tribunales por las Asociaciones y Colegios Profesionales, publicado en el BOE nº 279 de 18 de noviembre de 2010, páginas 96464 y siguientes.

Cuando se solicita los servicios de un perito informativo, se cuenta con ventaja, ya que es un profesional capacitado con conocimientos técnicos, jurídicos y una experiencia en los juzgados que le faculta para acometer todo tipo de trabajos tecnológicos, solicitando sus servicios principalmente para extraer, recuperar y certificar conversaciones de WhatsApp y correo electrónico, ya que, aunque el TSJ reconoce la veracidad de la prueba del correo electrónico o del WhatsApp, para que sean válidas y reconocidas ha de venir dicha evidencia firmada por un perito informático, siendo imposible impugnar dicha evidencia. 

El uso de WhatsApp y los correos electrónicos para la aportación de pruebas en un juicio es cada vez más común, por lo que es importante presentarlas con suficiente validez y valor, si no no servirán para nada. El perito informático se encargará de ello.

Las infidelidades laborales, profesionales y personales siguen siendo una tónica común, identificando a los atacantes, de los mensajes y contenidos adjuntos, asegurando al juez que no han sido manipulados de manera intencionada o no, siendo los atacantes, compañeros de trabajo, ex y amigos personales.

Las estafas cibernéticas se multiplican. El dato robado con artimañas variadas sirve para suplantar la identidad, crear contratos fraudulentos con operadoras de servicios, solicitar créditos y realizar compras online. Una gran mayoría de la sociedad desconoce cómo actuar en caso de haber sido víctima de un delito informático, a quien llamar, qué salvaguardar, a dónde dirigirse, quién puede asesorarle técnicamente y jurídicamente, qué puede ser impugnado por la parte contraria, olvidando que las evidencias localizadas en los dispositivos electrónicos son muy contundentes.

En cuanto a su actuación profesional y preservando la cadena de custodia, que garantiza la no manipulación y conservación de la evidencia, el perito informático se auxilia con el notario, quien, como fedatario público, solo puede dar fe de la evidencia, como puede ser una conversación de WhatsApp, pero no del contenido. Esta es una misión exclusivamente del perito informático, al no contar el notario con los conocimientos y habilidades necesarias, ni disponer de métodos para verificar que las pruebas son falsas o tienen alguna modificación o manipulación.

Los peritos informáticos no cuentan con limitaciones, aunque su sapiencia no es infinita, por eso se agrupan en asociaciones profesionales, donde mediante una plataforma del conocimiento pueden compartir experiencias y conocimiento, además de auxilio para resolver cuestiones que no son de su especialidad, dando veracidad a cualquier clase de información de tipo tecnológico: realizando clonados de discos duros, detectando softwares espía, analizando perfiles digitales, recuperando datos eliminados, etc.

Los informes periciales informáticos son muy eficientes y contundentes evitando condenas injustas, ya que cuentan con herramientas, programas y aplicaciones que facilitan la lectura y recuperación de datos y el complejo análisis de cualquier archivo.