Quantcast

La demanda de viajes aéreos cae un 49,6% en enero, a la espera del impacto del conflicto en Ucrania

La demanda de viajes aéreos cayó un 49,6% en enero con respecto al mismo mes de 2019, debido a las restricciones de viajes tras la aparición de ómicron y a la espera de conocer el impacto del conflicto en Ucrania, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

El mayor descenso continúa produciéndose en la demanda de pasajeros internacionales en enero, que fue un 62,4% inferior a la del mismo periodo 2019, mientras que el tráfico aéreo nacional total descendió un 26,5% respecto a los niveles de enero de 2019.

El director general de IATA, Willie Walsh, ha lamentado que el refuerzo de los controles fronterizos no detuvo la propagación de la variante ómicron.

Sin embargo, ha celebrado que muchos gobiernos están ajustando ahora las políticas sobre el Covid-19 para alinearlas con las de otros virus endémicos, que incluye el levantamiento de las restricciones de viaje, que «han tenido un impacto tan devastador en las vidas, las economías y la libertad de viajar».

En cuanto al impacto que tendrá la guerra en Ucrania, IATA prevé que las sanciones resultantes y el cierre del espacio aéreo tengan un impacto negativo en los viajes con motivo de la invasión que lleva a cabo Rusia, principalmente entre los países vecinos.

El mercado ucraniano representó el 3,3% del tráfico de pasajeros europeo y el 0,8% del tráfico mundial en 2021, mientras que el mercado internacional ruso representó el 5,7% del tráfico europeo (excluyendo el mercado interno de Rusia) y el 1,3% del tráfico mundial en 2021.

Respecto al aumento de los precios del combustible, Walsh ha indicado que «absorber un golpe tan grande en los costes justo cuando la industria está luchando por reducir las pérdidas mientras sale de la crisis de dos años de Covid-19 es un reto enorme».

«Si el precio del combustible para aviones se mantiene tan alto, es razonable esperar que con el tiempo se refleje en los rendimientos de las aerolíneas», ha añadido Walsh.

EL TRÁFICO EN EUROPA, EL QUE MÁS CRECE

Por zonas, el tráfico internacional de enero de las aerolíneas de Europa fue el que más aumentó, un 225,1% en comparación con el mismo mes de 2021. La capacidad creció un 129,9% y el factor de ocupación subió 19,4 puntos porcentuales hasta el 66,4%.

Por parte de los operadores de Asia-Pacífico, su tráfico internacional creció un 124,4% respecto a enero de 2021, mientras que la capacidad aumentó un 54,4% y el factor de ocupación llegó hasta el 47%, el más bajo entre las regiones.

Las aerolíneas de Oriente Medio registraron un aumento de demanda del 145% en enero, por debajo de las aerolíneas norteamericanas y las latinoamericanas, cuyo tráfico internacional subió un 148,8% y un 157% en enero, respectivamente.

En África, el tráfico de las aerolíneas subió un 17,9% en enero con respecto a hace un año, una bajada con respecto al aumento del 26,3% en diciembre de 2021.