Quantcast

EMI Suite 4.0 es una plataforma de Industria 4.0 que impulsa la transformación digital a través de una solución completa y flexible

Países de toda Europa han centrado sus esfuerzos en impulsar el desarrollo de la transformación digital y de medidas en general que resulten amigables con el medio ambiente. En este contexto, la evolución de tecnologías como la inteligencia artificial, el internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés), la robótica, la analítica y la acumulación de grandes cantidades de datos o big data han contribuido en alcanzar objetivos encaminados a la digitalización.

El reciente surgimiento de la Industria 4.0 o Cuarta Revolución Industrial es un claro ejemplo de cómo la tecnología comienza a ser aplicada para optimizar procesos. Para este sector en específico, EMI Suite 4.0 ha desarrollado una plataforma capaz de controlar entornos industriales en tiempo real e incrementar la productividad, con el uso inteligente de los datos.

La llegada de la Industria 4.0 o smart factory

Lejos de desaprovechar las funciones que brindan las nuevas tecnologías, EMI Suite 4.0 sigue el objetivo de contribuir con la transformación digital en el ámbito industrial, con la creación de una plataforma que permite optimizar la producción, el mantenimiento y la calidad de los procesos.

En líneas generales, la también conocida como Cuarta Revolución Industrial promueve la conectividad y automatización dentro de las fábricas, con un ecosistema en el que las máquinas, las personas y los sistemas de información se mantienen integrados y con la capacidad de comunicarse entre sí.

Al dotar a los operarios de una completa monitorización de lo que ocurre dentro de una planta productiva, EMI Suite 4.0 brinda a los directivos la oportunidad de diseñar una planificación orientada al éxito.

La Industria 4.0 y su impacto positivo

Para los líderes tradicionales que se encuentran acostumbrados a los métodos de comunicación lineal, la Industria 4.0 y la interconexión masiva de sistemas y dispositivos digitales supondrá un paso importante que deberán asumir. Por otra parte, las compañías que dejen a un lado estas herramientas tecnológicas podrían correr el riesgo de ver disminuida su presencia en el sector.

La nueva forma de organizar los canales de producción que supone la Industria 4.0 significa para los empresarios un mejor escenario en el que podrán ajustarse y aprender de los datos suministrados en tiempo real, ser más receptivos y predictivos en la toma de decisiones, además de reducir los riesgos de producción.

Asimismo, de cara a los clientes, representa una ampliación en los métodos de personalización de los productos y servicios, con el fin de satisfacer con mayor precisión los gustos del consumidor.