Quantcast

Los usos extraños del ácido hialurónico que jamás se te hubieran ocurrido

El ácido hialurónico (AH) es una molécula que se encuentra en todo el cuerpo en nuestros fluidos y tejidos. ¿Para qué puede utilizarse el ácido hialurónico? La mayor parte se concentra en la piel, los ojos y las articulaciones. El AH es un grupo de polisacáridos que técnicamente no son más que un grupo de moléculas de azúcar. Su composición particular es la que funciona para amortiguar y lubricar nuestra piel y articulaciones.

Por desgracia, a medida que envejecemos, la cantidad de AH en nuestro cuerpo disminuye. También se ha demostrado que factores como el humo y la contaminación atmosférica aceleran el proceso de disminución.

Sin embargo, el AH se puede fabricar artificialmente y se puede encontrar en muchos productos diferentes para el cuidado de la piel, como los sueros de AH, las cremas hidratantes recomendadas por los dermatólogos y los limpiadores y hasta en medicina estética. Hay tres tipos diferentes de AH que se encuentran en los productos tópicos y tienen diferentes funciones y capacidades:

Ácido hialurónico hidrolizado

Ácido hialurónico hidrolizado

Esta forma de AH se ha descompuesto en elementos que son lo suficientemente pequeños como para penetrar en la piel pero que no profundizan demasiado. El AH hidrolizado se encuentra en un producto para el cuidado de la piel que es para aquellos con pieles grasas o mixtas. Estos tipos de piel no necesitan demasiada hidratación, pero sí una capa protectora.