Quantcast

Martín Verdán nombra los 5 mejores lugares de la India para aprender yoga

El yoga es una práctica ancestral que no ha dejado de ganar adeptos desde sus orígenes. Como consecuencia, la cantidad de lugares donde practicar esa disciplina ha aumentado de forma exponencial.

De todos modos, encontrar centros donde se pueda llevar a cabo de forma totalmente genuina puede ser complejo. Por este motivo, Martín Verdán, yogui y experto en meditación, ha publicado en el espacio especializado Yogateca un ranking con los cinco mejores centros de yoga en la India, donde se originó esta ciencia. Se trata de las instituciones que poseen los más prestigiosos programas de formación para convertirse en un profesor experto, al lado de los grandes maestros.

Los cinco mejores centros de yoga en la India para llevar la práctica a otro nivel

Según Verdán, la India es el mejor sitio para formarse como profesor de yoga gracias a la poderosa cultura que existe sobre esta ciencia y la manera de transmitirse durante generaciones. De los numerosos ashrams que ofrecen programas de formación decidió seleccionar los cinco que, a su juicio, son los de mayor calidad.

El primero en su lista es el centro de yoga Isha, ubicado al sur de la India. Visitado por miles de personas cada semana en busca de paz interior, posee un programa llamado Inner Engineering. Se trata de un proceso que combina el yoga y la meditación en un programa de siete días.

El segundo en el ranking de Verdán es el Centro Internacional de Yoga Kavaalya, ubicado en el estado costero de Goa. Este ofrece un entorno propicio para la enseñanza y tiene un excelente programa para la formación de profesores. Le sigue la Escuela de Yoga Parmarth Niketan, que posee una ubicación excepcional, entre el río Ganges y el imponente Himalaya. Destaca por sus actividades diarias y prestigiosos programas de yoga, meditación y gestión de estrés, entre otras ciencias.

Estrictas rutinas diarias y completos programas de formación

En el cuarto lugar Verdán posiciona el Centro Internacional de Educación e Investigación del Yoga. Situado en la localidad de Pondicherry, el ICYER como también se le conoce, posee muy fuertes rutinas diarias que ponen a prueba la fortaleza espiritual. La gente convive con sus maestros y aprende posturas y el estilo de vida yóguico.

En el quinto lugar está la Escuela de Yoga de Bihar, fundada en el año 1963 y una de las más tradicionales de la lista. Su programa de formación es un compendio de prácticas ancestrales orientadas al desarrollo personal. Su rigurosa rutina comienza a las 4 de la madrugada con un programa de prácticas que se extiende durante dos horas. Después y durante todo el día le siguen actividades tántricas, yóguicas y vedánticas.

Algo en común que tienen estos sitios es que cuentan con programas exigentes que solo pueden interiorizar las personas que buscan alcanzar un nuevo nivel. Para eso tienen que tomar muy en serio el yoga. Tal y como afirma Verdán tras su experiencia en el país, cada lugar ofrece una experiencia particular, pero ninguna deja indiferente a quien la vive.