Quantcast

Un satélite impulsado por la luz solar cumple 30 meses en órbita

Casi dos años y medio después de su lanzamiento a la órbita de la Tierra, la misión de propulsión con vela solar LightSail 2 de The Planetary Society sigue funcionando.

La nave espacial, que utiliza la luz solar para la propulsión, está operando actualmente en una misión extendida para avanzar aún más en la tecnología de navegación con vela solar. El equipo de LightSail 2 está recopilando datos vitales sobre el rendimiento de la vela solar del tamaño de un anillo de boxeo de la nave espacial y está utilizando imágenes para rastrear su condición a lo largo del tiempo.

The Planetary Society comparte datos de la misión con la NASA para ayudar a tres próximas misiones de velas solares: NEA Scout, Solar Cruiser y ACS3. NEA Scout está programado para viajar al espacio lunar en febrero de 2022 en el cohete Space Launch System de la NASA durante el vuelo de prueba Artemis I. Utilizando el suave empuje de la luz solar para la propulsión, NEA Scout utilizará su vela solar para dejar las proximidades de la Luna y visitar un asteroide, informa The Planetary Society en un comunicado.

LightSail 2 es la primera nave espacial pequeña en demostrar la navegación solar controlada. En su núcleo, la nave espacial mide solo 10 por 10 por 30 centímetros, aproximadamente el tamaño de una barra de pan. Escondidas dentro de la nave espacial para su lanzamiento y desplegadas con largos brazos metálicos parecidos a una cinta métrica, las velas solares de LightSail 2 tienen un área de 32 metros.

La luz del sol no tiene masa, pero tiene impulso, que puede ser aprovechado por una vela solar para propulsión. Las misiones espaciales futuras como LightSail 2 podrían usar velas solares para visitar destinos y órbitas únicos en todo nuestro sistema solar, haciendo que la exploración del espacio profundo sea más asequible y accesible.

A la altitud de LightSail 2 sobre la Tierra, actualmente a unos 687 kilómetros, todavía hay suficiente atmósfera para contrarrestar el empuje obtenido de la navegación solar y tirarlo lentamente hacia la Tierra. La nave espacial eventualmente sucumbirá al arrastrarse y volver a entrar en la atmósfera de la Tierra.

Gracias a la orientación optimizada de las velas a lo largo del tiempo, las tasas de caída de la altitud durante los últimos meses han sido las mejores de toda la misión. El empuje incluso ocasionalmente superó la resistencia atmosférica, elevando ligeramente la órbita de la nave espacial.

Además, la actividad solar por debajo del promedio ha mantenido delgada la atmósfera superior de la Tierra durante gran parte de la misión, creando menos resistencia a la vela.

Eso ha cambiado recientemente, con el Sol volviéndose más activo y emitiendo llamaradas solares significativas. El equipo de LightSail 2 cree que esta actividad probablemente ahora esté causando tasas de deterioro orbital más altas que las observadas anteriormente en la misión.

PUEDE SEGUIR EN ÓRBITA AL MENOS OTRO AÑO

El modelado de desintegración orbital realizado por Hugo Favila, ingeniero mecánico y pasante de operaciones en The Planetary Society a través de Zed Factor Fellowship, que trabaja con el equipo de operaciones LightSail 2, indica que la nave espacial puede permanecer en órbita durante al menos otro año. Esta predicción, basada en modelos coincidentes con la descomposición observada hasta ahora, tiene mucha incertidumbre, en parte porque asume que no hay cambios en factores importantes como que LightSail 2 se mantenga saludable y la densidad atmosférica se mantenga igual.

Hay indicios de que la vela solar de la nave espacial puede estar comenzando a degradarse, aunque se está estudiando el alcance. El equipo de la misión continuará rastreando y analizando el estado de la vela, ya que los datos podrían resultar valiosos para otras misiones de velas solares. LightSail 2 monitorea sus velas usando dos cámaras ojo de pez montadas en el extremo de dos paneles solares.