Quantcast

Noelia de Mingo sigue sin interactuar y se niega a colaborar con psiquiatras

La exdoctora Noelia de Mingo, ingresada desde el pasado mes septiembre en el psiquiátrico penitenciario Fontcalent (Alicante), sigue sin interactuar y se niega a colaborar tanto con los psiquiatras como con la Justicia para esclarecer la agresión múltiple que protagonizó el pasado 20 de septiembre en El Molar, localidad donde residía junto a su madre de 80 años bajo un régimen de libertad vigilada.

Desde que reingresó en el psiquiátrico, sus problemas derivados de su estado mental le llevaron incluso a ser hospitalizada al negarse a comer, un extremo que llevó a la dirección del centro penitenciario ha solicitar autorización judicial para obligarla a ingerir alimentos.

Tampoco colabora con los psiquiatras del centro penitenciario, por lo que no se puede elaborar aún un estudio psiquiátrico sobre la enfermedad mental que padece, una esquizofrenia paranoide, según ha señalado fuentes del caso.

La pasada semana, tuvo lugar una vista en la Audiencia Provincial de Madrid de cara a la modificación de medidas procesales a raíz de su nuevo reingreso en el psiquiátrico por los hechos cometidos durante su libertad vigilada, han informado fuentes jurídicas.

De Mingo declaró por videoconferencia pero se negó a decir ni una sola palabra, un mutismo que ha mantenido desde que fue detenida. En la vista se aportaron varios informes psiquiátricos que recogen que la interna sigue sin interactuar y sin colaborar para mostrar una mejoría en su estado mental.

Tras su detención por apuñalar a dos mujeres, la jueza ordenó su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza por la presunta comisión de un delito de homicidio en grado de tentativa y atentado a agente de la autoridad. La magistrada ordenó que fuera derivada a la unidad psiquiátrica de la cárcel de Estremera, siendo trasladada al penitenciario de Fontcalent.

La exdoctora fue condenada en 2006 a veinticinco años de reclusión en centro psiquiátrico como responsable de la muerte de tres personas en la Fundación Jiménez Díaz tres años antes.

En octubre de 2017, la Audiencia Provincial de Madrid, a solicitud del juzgado de vigilancia penitenciaria de Alicante y con el informe favorable del Ministerio fiscal, sustituyó el internamiento en centro psiquiátrico por el tratamiento ambulatorio y la custodia familiar.

De Mingo no había vuelto a presentar episodio alguno de descompensación, y ante el hecho de que era plenamente consciente de su enfermedad y de los síntomas que podían presentarse y la conciencia del daño que había causado, se tomó esa decisión.