Quantcast

Nace una plataforma policial contra la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana

Diez organizaciones policiales han respaldado este lunes la creación de la plataforma ‘No a la España insegura’, que trata de canalizar el rechazo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida por sus detractores como Ley Mordaza, a partir de un calendario unificado de movilizaciones que incluye la protesta del 24 de noviembre frente a las delegaciones del Gobierno y la del 27 de noviembre en Madrid convocada por Jusapol.

Las diez organizaciones que suscriben esta plataforma son SUP, SPP y UFP, por parte de la Policía Nacional; AUGC, AEGC, APC, ASES-GC, UO e IGC, asociaciones de la Guardia Civil; y también PLA, el sindicato de Policía Local Asociada.

La idea es sumar a otras organizaciones, incluyendo a cuerpos autonómicos, en una «unidad de acción real para frenar la modificación de la Ley de Seguridad Ciudadana», ya que comparte la «oposición frontal» a las enmiendas presentadas por el PSOE y Unidas Podemos, socios del Gobierno de Pedro Sánchez.

JUSAPOL TAMBIÉN RESPALDA UN ÚNICO CALENDARIO

En paralelo a este comunicado, la plataforma Jusapol, embrión de JUPOL y JUCIL — organizaciones mayoritarias en Policía Nacional y Guardia Civil–, ha señalado este lunes que «la única sigla que tiene cabida en la lucha» contra la reforma planteada por el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos «es la de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».

Jusapol ha llamado al resto de sindicatos a consensuar un comunicado y ha invitado a sus seguidores a respaldar el calendario de movilizaciones lanzado por iniciativa del SUP y AUGC, las organizaciones mayoritarias hasta el nacimiento de la plataforma Jusapol, caracterizada por sus protestas pidiendo una «equiparación salarial real».

«Hacemos un llamamiento a los jusapoleros para que acudan a la concentración propuesta por otras organizaciones en las delegaciones y subdelegaciones el día 24 de noviembre», señala Jusapol en su comunicado. Este calendario es el propuesto inicialmente por SUP, SPP, UFP, AUGC, AEGC y APC.

Las protestas se anunciaron a partir de la ronda de contactos abierta el pasado jueves por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que recibió al nuevo líder de JUPOL. JUCIL, CEP y AEGC adelantaron que participarían en la «gran manifestación» convocada para el 27 de noviembre.

Las organizaciones que actúan al margen de Jusapol acusaron en un primer momento a JUPOL de no respetar la oferta, lanzada con anterioridad, para crear un frente común. En este sentido, los impulsores de la plataforma ‘No a la España insegura’ han convocado a las organizaciones interesadas a participar en una reunión fijada este 17 de noviembre.

LAS QUEJAS DE LOS SINDICATOS POLICIALES

Todos los sindicatos coinciden en que, por lo que conocen a través de las enmiendas presentadas, la futura norma que reforme la actual Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana les «desprotege». También censuran que la derogación, que forma parte del pacto de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, se haya planteado «a espaldas» de las organizaciones representativas, a las que no se le ha pedido opinión.

De esta forma, recelan de la posible alternativa a la limitación del uso de pelotas de goma como material antidisturbio o a que los agentes se conviertan en «taxistas» con los detenidos, al reducirse de seis a dos horas el tiempo de detención sin justificación, con una mención a que al arrestado habría que devolverlo al lugar en el que fue detenido.

Las enmiendas pactadas entre PSOE y Unidas Podemos han sido ampliamente rechazadas por los sindicatos policiales porque rebajan a su entender la presunción de veracidad del agente y «se favorece a los que incumplen la ley y delinquen». «La palabra del agente tiene que tener la presunción de veracidad y, luego, si se demuestra lo contrario, se actúa vía judicial y régimen disciplinario», según ellos.

A todos los sindicatos les preocupa que se redacte un nuevo artículo suavizando la difusión sin autorización previa de imágenes de policías en su trabajo diario porque ven un riesgo para la integridad física de los agentes y de sus familias.

Además, consideran que facilitar la celebración de manifestaciones «espontáneas», sin comunicarlas previamente ni advertir de sus recorridos, atenta directamente contra las libertades del resto de ciudadanos y «vuelve a poner en situación de peligro e indefensión a los policías que se vean obligados a intervenir».

También aguardan a la propuesta final sobre las conocidas como devoluciones en caliente de inmigrantes, que quedarán reguladas tan sólo en la ley de extranjería. Las enmiendas de PSOE y Unidas Podemos limitan, además, los cacheos que conllevan la desnudez de la persona detenida, entre otros aspectos como relacionar la cuantía de la multa con la capacidad económica de la persona sancionada.