Quantcast

Cómo y quién descubrió la radioactividad

Se dice que la radioactividad es un fenómeno que se produce de manera espontánea en núcleos de átomos inestables. Estos átomos proceden a emitir, mediante su desintegración en otro estable, gran cantidad de energía en forma de radiaciones ionizantes. 

La desintegración radioactiva ocurre en núcleos atómicos inestables. Es decir, aquellos que no tienen suficiente energía de enlace para mantener el núcleo unido.

LEA TAMBIÉN: QUÉ ES UNA CENTRAL NUCLEAR

De hecho, la radioactividad puede tener un origen natural o artificial. Cuando hablamos que es natural decimos que el  material radioactivo ya lo es en el estado natural. Mientras que si hablamos de la artificial, decimos que la radioactividad le ha sido inducida por irradiación.

¿Quién y cómo descubrió este fenómeno?

La radioactividad fue descubierto en 1896 por Henri Becquerel  y desarrollado en profundidad por Pierre y Marie Curie. De hecho, en el año  1903, los tres compartieron el Premio Nobel de Física. 

Fue Becquerel  quien descubrió la radiación del Uranio, Marie y Pierre ampliaron este fenómeno a otras sustancias cuya radiación era más intensa. La propia Marie Curie quien llamó radiactivos a los elementos que emitían ese tipo de radiación y radiactividad a la propiedad de la materia revelada en esa  emisión.

De acuerdo a la historia, para el año 1896, Becquerel descubrió una nueva propiedad de la materia que posteriormente se denominó radiactividad. El fenómeno que se conoce en la actualidad fue producto de una investigación sobre la fluorescencia.

El científico descubrió que ciertas sales de uranio emiten radiaciones espontáneamente, al observar que velaban las placas fotográficas envueltas en papel negro.    

Becquerel realizó varios ensayos con el mineral en caliente, también lo hizo en estado frío, pulverizado. También estando disuelto en ácidos y la intensidad de la misteriosa radiación era siempre la misma.

Por tanto, la nueva propiedad de la materia, que recibió el nombre de radiactividad, no dependía de la forma física o química en la que se encontraban los átomos del cuerpo radiactivo. Esto quiere decir que era una propiedad que radicaba en el interior mismo del átomo.

Tipos de radioactividad

Tipos de radioactividad

Existen diferentes tipos de radioactividad en función de los medios que utilizan los núcleos para programar el  reequilibrio.  Cuando los núcleos son más pesados pueden regular el exceso de masa expulsando dos protones y dos neutrones partículas que son denominadas rayos alfa.

Es un tipo de radiación que se detiene con facilidad, la piel humana, o una hoja de papel la paran, y menos mal porque es muy peligrosa.

Otro tipo de radiación es la beta en la que el desequilibrio se corrige mediante los electrones o los positrones, la puede parar por ejemplo una lámina de papel de aluminio, su capacidad para afectar a la materia viva es menor que la anterior.

La radiación gamma se produce cuando un elemento se transforma de manera espontánea en otro. Esto se debe a la inestabilidad de algunos elementos ya que su núcleo se encuentra en estado de excitación, es decir, con un elevado nivel de energía y le lleva transformarse continua y repetidamente.

Hacen falta materiales densos como el plomo y el hormigón en un grosor considerable para detenerla, si penetra en el organismo afecta a todas sus células acelerando enfermedades como el cáncer.

Los rayos x son una forma de baja energía de la radiación gamma.

Medición y su utilidad

Medición y su utilidad

 La unidad de medida de la radioactividad es el becquerel.   Este no es más que la actividad de una cantidad de material radiactivo con decaimiento de un núcleo por segundo es decir que  1 becquerel equivale  una desintegración nuclear por segundo.

Pero en general, suele interesar más el saber el impacto de la radiación en el medio que su cantidad, es decir la exposición. La unidad tradicional para medir esto era el roentgen (R).

Por lo general la humanidad tiene una referencia de lo grave y quizá fuerte que puede ser la radioactividad. Pues es casi siempre la palabra que va seguido de catástrofes nucleares siendo la más conocida como el accidente de Chernóbil.

Este accidente que es preciso destacar es la parte más fuerte y negativa de la radioactividad, se trató de un estallido que liberó enormes cantidades de materiales radiactivos como el dióxido de uranio. También se liberó el erbio o el carburo de boro.

Básicamente en el accidente se liberó una cantidad similar a 500 bombas nucleares como la que impactó Hiroshima el 6 de agosto de 1945. En este accidente, 31 personas murieron directamente y tuvieron que evacuar se más de 130000 mientras que 155000 km cuadrados se vieron afectados.

Pero tal como hemos mencionado, solo es una parte no tan agradable. En el campo de la medicina nuclear, los doctores usan sustancias radioactivas para examinar el interior de los pacientes y algunas enfermedades.

Para estudiar partes del cuerpo como el cerebro o los huesos, se introduce en el organismo una mezcla que incorpora material radioactivo. Los doctores pueden rastrear la radiación y crear imágenes del órgano que se quiere estudiar.