Quantcast

La FAPE se suma a la FIP y exige que «dejen de hacer la vista gorda ante las agresiones» a periodistas

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) se ha sumado este martes a la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece, y a sus afiliados en la exigencia a los gobiernos de que «dejen de hacer la vista gorda ante las agresiones a los trabajadores de los medios de comunicación y lleven ante la justicia a quienes les amenazan y atacan».

Así lo ha explicado la organización en un comunicado hecho público con motivo del Día Internacional de las Naciones Unidas para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, que se celebra el 2 de noviembre.

Según la FAPE, las estadísticas de la FIP ponen de relieve que más de 35 periodistas han sido asesinados este año en el ejercicio de su profesión, algunos fueron alcanzados por explosiones de bombas, otros fueron directamente asesinados «a sangre fría».

Respecto a las redes sociales, alertan de que los periodistas, especialmente las mujeres y los que representan a minorías étnicas o raciales o a la comunidad LGBTQIA+, son «objeto de campañas de acoso que intentan silenciar su trabajo». «Las amenazas de muerte y de violación, el «doxxin», los abusos racistas y la suplantación de identidad han llevado a muchos periodistas a la autocensura, por no mencionar el daño psicológico que estos ataques dejan quienes los sufren», añaden.

«En todo el mundo, se ataca regularmente a reporteros que informan sobre el terreno, se destroza su equipo de trabajo y se amenaza a sus familias», sostienen, al tiempo que alertan de que los periodistas de investigación «suelen pagar el precio más alto por investigar casos de blanqueo de dinero y de corrupción a gran escala». Asimismo, denuncian que «sólo uno de cada diez asesinatos de periodistas es objeto de una investigación adecuada».

En este escenario, la campaña de la FIP de este año se centra, en particular, en Afganistán, Kosovo, México, Somalia y Yemen, «países que han mostrado una deplorable falta de voluntad para investigar los ataques a los trabajadores de los medios de comunicación».

El presidente de la FIP, Younes MJahed, ha declarado que «es hora de poner fin a la negligencia judicial, la legislación abusiva y la ceguera de los gobiernos». «Una sociedad que deja libres a los asesinos y acosadores de periodistas no es una democracia», ha subrayado.

«En nombre de nuestros colegas y amigos agredidos, amenazados o asesinados, de sus seres queridos que son testigos impotentes del amordazamiento deliberado de periodistas, en nombre de la libertad de los medios de comunicación y del derecho del público a saber, queremos justicia ya. Y queremos la verdad», ha concluido.