Quantcast

La Iglesia de Madrid lanza el proyecto Repara para atender a víctimas de abusos

El Proyecto Repara, lanzado en enero de 2020 para atender a las víctimas de abusos sexuales y prevenirlos, ha elaborado un vídeo dirigido a parroquias y otras entidades vinculadas a la Iglesia, en el que desgrana algunas claves de actuación ante un caso de abuso, como «abrir una investigación interna» y atender a la persona denunciante «sin juicios».

En primer lugar, según precisa, al conocer cualquier posible abuso, hay que «comunicar lo sucedido al canal diocesano de denuncia», tanto a través de la web ‘repara.archimadrid.es’ como a través del móvil 618 30 46 66 o del correo electrónico ‘[email protected]’.

Además, Repara asevera que desde el primer momento, «se debe prestar atención inicial inmediata a la persona que ha denunciado o ha sufrido abusos», siempre «desde la escucha empática y sin juicios».

Asimismo, si hay lesiones que requieren atención médica, indica que deberán llamar al 112 y avisar a la familia; mientras que, si la víctima es un menor, subraya que se pondrá en conocimiento del Ministerio Fiscal y, si no fuera posible, de la Policía Nacional o la Guardia Civil.

En todo caso, prosigue el vídeo, «debe abrirse una investigación interna», procurando «respetar la voluntad de quien ha sufrido los abusos» y también «el derecho a la presunción de inocencia de la persona acusada».

En paralelo, Repara puntualiza que «se ha de continuar con las medidas de atención, acompañamiento, tratamiento y asesoramiento a la persona que ha sufrido los abusos» y, «si así lo desea, se atenderá también a quien presuntamente ha cometido los mismos».

En cuanto al presunto agresor, precisa que, cuando la persona acusada es un religioso o sacerdote hay que informar a su superior eclesiástico, y cuando se trata de una persona no consagrada que trabaja en la entidad, se procederá a la apertura de un expediente disciplinario y el Arzobispado aplicará las medidas cautelares oportunas.

Además, cuando es una persona voluntaria en cualquier actividad, indica que hay que separarla del servicio; y si la persona acusada ha fallecido o el delito ha prescrito, igualmente se atenderá a las personas que han sufrido estos abusos.

Si se cree conveniente, añade Repara, podrá crearse «un comité de crisis, con un portavoz que transmita las informaciones oportunas de acuerdo con los criterios de transparencia, celeridad y veracidad»; se dará cuenta a las partes de las medidas adoptadas y «se activará un plan de actuación pastoral en el entorno afectado». También señala que «es importante evaluar la aplicación del protocolo».

Finalmente, en el vídeo se detalla que las parroquias y entidades interesadas en obtener el Sello Repara deberán acoger el protocolo de actuación con el documento de responsabilidad personal firmado por el párroco.

Otros requisitos son: que al menos dos de sus agentes de pastoral deberán realizar el curso de atención y prevención de abusos de la Escuela de Evangelizadores; que tendrá que haber un compromiso de formación permanente y sensibilización de todos los agentes de pastoral de la comunidad parroquial, y que aquellos que trabajen con menores habrán de presentar, como ya se viene haciendo, el certificado negativo de delitos sexuales.