Quantcast

Cómo saber si tengo que cambiar el colchón

El colchón es lo que más se utiliza en cualquier hogar. Esto debido a que lo utilizamos día tras día para dormir y descansar.

Es ahí donde se puede ver TV y donde los más pequeños y hasta las mascotas pueden estar cómodos. El colchón aunque no lo podamos ver, es el sitio preferido de cientos y miles de seres que pueden generar alergias y problemas de la piel.

LEA TAMBIÉN: EL NUEVO COLCHÓN CON ÚLTIMA TECNOLOGÍA DE COLCHÓN CANARIAS

No obstante no es el único problema que enfrentan las personas, pues estos al cumplir un determinado tiempo comienzan a dar malestares. Y es que el colchón cuando ha cumplido su vida útil, lamentablemente da señales.

Y es que resulta que cuando te molesta dormir, te duele la espalda, estás incómodo, solo significa que algo no anda bien. Esto es el colchón que lamentablemente cumplió su tiempo.

¿Cómo saber que mi colchón cumplió su tiempo?

¿Cómo saber que mi colchón cumplió su tiempo?

Todo colchón tiene una fecha de caducidad y con ello no quiere decir que se vence y que expide mal olor. Resulta que este al cumplir su vida útil ya no tiene forma, comienza a dar malestares en la espalda y el resto del cuerpo. Y aunque pensaras que este podía ser eterno, la verdad es que no.

El colchón a simple vista puede estar correcto, pero la verdad es que al acostarte ni descansas y tampoco te sientes cómodo. Así que es tiempo de cambiarlo. Es claro que el desgaste diario será parte de las razones, el uso constante será razón suficiente para el deterioro.

El tipo de material también puede influir en la durabilidad del colchón. La calidad siempre es sinónimo de beneficio y un colchón fabricado con materiales de calidad va a durar mucho más tiempo que un colchón de calidad inferior.

Otro punto es que se deforma y ya no te da estabilidad al dormir. En resumidas cuentas, todo colchón tiene fecha de caducidad, su vida útil se agota debido a una serie de factores.

El buen estado o mal estado del colchón es el que determina la calidad del sueño que tienes, y la importancia del descanso debe ser uno de los puntos fundamentales si quieres gozar de una vida plena.

¿Qué debo tomar en cuenta a la hora de un reemplazo?

¿Qué debo tomar en cuenta a la hora de un reemplazo?

Es normal que surjan dudas a la hora de comprar un colchón, como por ejemplo: ¿qué características debo tener en cuenta a la hora de elegir? ¿Qué tipo de colchón es mejor para mí? Las respuestas a estas preguntas son sencillas, solo hay que considerar estos aspectos: 

  • No debe ser muy blando, pero tampoco demasiado duro.
  • Debe tener una superficie homogénea sin huecos o hundimientos. 
  • Adaptable al cuerpo y a su curvatura natural.
  • Debe estar fabricado con materiales de calidad para garantizar una condición máxima en su tiempo de vida útil.

Al momento de comprar, es bueno conocer los tipos de colchón. En el mercado están disponibles los colchones viscoelásticos, que se adaptan ergonómicamente al cuerpo y alivian los puntos de presión. Por otro lado se encuentran los de espumación, que están diseñados para un mejor descanso. 

Existen también las opciones para necesidades específicas, como los colchones a medida, sofá-cama o para camas articuladas. Asimismo, se pueden encontrar accesorios que ayudan al descanso.

Ten en cuenta que al elegir colchones debes considerar la complexión de tu cuerpo. Para ello recuerda que entre más robusto sea tu cuerpo, mayor debe ser la firmeza de tu colchón ya que de esta forma te brindará más soporte al dormir.

Datos que no debes olvidar antes de comprar un colchón

Datos que no debes olvidar antes de comprar un colchón

Al momento de comprar un colchón, debes asegurarte de que cuente con una garantía. De esta forma podrás regresarlo en caso de que presente algún defecto de fábrica o llegue a sufrir algún tipo de accidente. Las mejores camas son aquellas que poseen garantías de entre 10 y 15 años.

A diferencia de la garantía, los buenos colchones cuentan con un periodo de prueba en casa. Pero no debes confundir ambos conceptos. Algunos fabricantes ofrecen hasta 30 noches de prueba para que decidas si el producto vale la pena y cumple con todas tus expectativas. De no ser así puedes regresarlo a la tienda y solicitar una devolución o un cambio por otra cama.

Por el contrario, entre más delgado sea, menos debe ser la firmeza de los colchones, de esta forma podrán adaptarse mejor a tu cuerpo y a tu peso.

También la forma en la que duermas también se toma en cuenta al momento de elegir un colchón. Lo mismo que ocurre con las almohadas. Si eres de las personas que duerme bocabajo debes conseguir un colchón  más acolchado.

En cambio de eres de los que duerme bocarriba tienes que irte por una cama más firme. Pero si duermes de lado lo mejor es que consigas algún colchón no muy esponjoso pero tampoco muy firme.