Quantcast

Hay 20 millones de km3 de agua salada encerrada en rocas profundas

Una nueva investigación duplica con creces el volumen estimado de agua subterránea salada antigua almacenada en las profundidades de la corteza terrestre.

Alrededor de 24 millones de kilómetros cúbicos de agua subterránea residen dentro de los dos kilómetros superiores de la corteza terrestre. Esta agua subterránea poco profunda es la que usamos para beber y para irrigar, y es principalmente agua dulce. Pero debajo de eso hay grandes depósitos de salmuera, algunos de ellos de cientos de millones a más de mil millones de años, encerrados en las rocas.

Un nuevo estudio estima que hay alrededor de 20 millones de kilómetros cúbicos de agua subterránea profunda, o lo suficiente para llenar alrededor de 4.800 espacios como el Gran Cañón del Colorado. En combinación con estimaciones anteriores de aguas subterráneas menos profundas, la nueva investigación encuentra que el agua subterránea es el depósito de agua más grande en la tierra, mide 44 millones de kilómetros cúbicos y supera el volumen de las capas de hielo de la Tierra.

«Esta estimación amplía nuestra comprensión conceptual y práctica de la cantidad de agua que contiene la Tierra, y agrega una dimensión completamente diferente al ciclo hidrológico», dijo en un comunicado Grant Ferguson, hidrogeólogo de la Universidad de Saskatchewan, autor principal del nuevo estudio, publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Si bien estas aguas subterráneas profundas no se pueden utilizar para beber o para riego, se necesitan estimaciones precisas del volumen y la conectividad de las aguas subterráneas profundas para planificar de manera segura otras actividades subterráneas, como la producción de hidrógeno, el almacenamiento de desechos nucleares y el secuestro de carbono. Los sitios de almacenamiento potenciales deben ser lo suficientemente grandes y estar sellados de los acuíferos superficiales para evitar la contaminación de las aguas subterráneas poco profundas utilizables.

Los científicos pueden estimar el volumen de agua subterránea profunda calculando cuánta agua pueden contener los diferentes tipos de rocas, que tienen diferente porosidad (cantidad de espacio vacío). Las estimaciones anteriores de aguas subterráneas profundas entre dos y 10 kilómetros solo se enfocaban en rocas cristalinas con baja porosidad, como el granito. El nuevo estudio agregó el volumen de rocas sedimentarias enterradas, que son más porosas que las cristalinas, que estimaron en alrededor de 8 millones de kilómetros cúbicos. Eso es aproximadamente 339 veces el volumen del lago Baikal.

Debido a que gran parte de esta agua subterránea es tan profunda y, a menudo, está dentro de rocas con permeabilidades muy bajas, el agua no puede circular o fluir fácilmente hacia la superficie, lo que la separa en gran medida del ciclo hidrológico del planeta. El agua salada puede ser alrededor de un 25% más densa que el agua de mar, lo que hace que sea muy difícil «enjuagar» el sistema. Pero las áreas con gran elevación cerca de baja elevación pueden tener diferencias de presión que permiten que el agua poco profunda fluya a mayores profundidades, como la presión del agua creada al almacenar agua en una torre de agua.

Las aguas superficiales que probablemente hayan circulado a más de 2 kilómetros solo se han documentado en unos pocos lugares de América del Norte, con la circulación más profunda cerca de las Montañas Rocosas en el noroeste de Wyoming y el sur de Alberta.

Si bien es vasta, esta agua subterránea profunda no resolverá la escasez de agua en el mundo. No es factible depender de la desalinización de esta salmuera y utilizarla como fuente de agua para beber o para riego, según los autores del estudio.