Quantcast
miércoles, 29 septiembre 2021 2:43

El fracaso de Fernando Alonso más allá de la Fórmula 1

Kimoa es el nombre de la firma que Fernando Alonso pilota desde 2017. Su incursión en el mundo de la moda arrancó ese año cuando la estrenó en las 500 Millas de Indianápolis, luciendo ropa y accesorios fuera del circuito. Con una declarada vocación sport, las colecciones se basan en camisetas, sudaderas, gafas y las gorras que van unidas al look del piloto en cuanto se baja del coche, ya sea en pruebas de resistencias o en su esperada vuelta a la Fórmula 1.

Sin embargo, la historia empresarial de Fernando Alonso parece haber llegado a su fin, o al menos cambiar de manos. Porque la misma Kimoa, a fecha de este 1 de septiembre, ya no es llevada enteramente por el piloto, como era hasta entonces, sino que cambia de manos. En concreto, a una empresa estadounidense. De todas formas, la firma seguirá su expansión y su venta. Ahora bien, ¿qué motivos hay detrás de ello? Lo repasamos.

Kimoa, la marca de ropa joven de Fernando Alonso, cambia de manos

Kimoa Fernando Alonso marca ropa

En 2017, Fernando Alonso sorprendía a propios y extraños con el lanzamiento de su propia marca de moda. Se trataba de Kimoa, la marca de ropa joven con la que el piloto asturiano pretendía convertirse en referencia también en ese complicado universo.

Kimoa llegaba entonces del mar para vestir a Alonso y a todo el que se identifique con un determinado modo de vivir la vida, diferente, joven, fresco, aventurero… «Como cuando tengo hambre, bebo cuando tengo sed», dijo en su presentación. Lo hizo, entonces, como una aventura de amigos.

«Hace tiempo vengo hablando junto a algunos amigos y otros inversores de hacer algo juntos. Estuvimos pensando en un restaurante, un chiringuito en Barcelona o algo cerca de alguna playa, pero cuando pensamos en algo más grande, dijimos que una marca de ropa igual pegaba más con nuestro estilo de vida. Empezamos en 2015 con la idea», decía el piloto en 2017. Pero, en 2021, esa historia ha cambiado. Y no porque el piloto no la haya movido…