Quantcast

El 89% de los jóvenes esta dispuesto a limitar sus movimientos por la Covid-19

El 89% de los jóvenes estaría dispuesto a limitar su libertad de movimientos por la Covid-19, según se desprende de las conclusiones de la macroencuesta ‘El Futuro es Ahora’, impulsada por la empresa PlayGround y entregada este miércoles a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet.

La encuesta refleja las principales preocupaciones de la juventud española y concluye con una serie de 40 demandas de futuro para ser trasladadas a los representantes políticos de España, agrupadas por áreas temáticas.

En cuanto a sus preocupaciones, en lo que se refiere a la pandemia, los jóvenes encuestados muestran compromiso ante la crisis sanitaria ya que el 89% estaría dispuesto a limitar su libertad de movimiento y casi la mitad (el 43%) opina que el Gobierno debe obligar a la población a vacunarse.

Además, el 87% de los jóvenes se sienten poco o nada representado por algún partido político, que el 51%, se siente más integrado dentro de las redes sociales que fuera, y que el 93% considera que el planteamiento general del sistema educativo público actual debe mejorar para adaptarse a sus necesidades de futuro.

También resalta la sensibilidad social de los jóvenes: el 92% muestra estar muy preocupado por los problemas sociales, en especial por la desigualdad de género entre hombres, mujeres, personas trans, no binarias, andróginas y género fluido. O que el 53% se considera un agente de cambio, es decir, que se implicaría para contribuir a la transformación social que España necesita.

El estudio también revela que el 93% de los encuestados afirma que hay muy poca oferta laboral para jóvenes entre 18 y 25 años y que uno de cada tres encuestados señala la vivienda como una de sus mayores preocupaciones.

De cara al futuro, en el ámbito laboral y de vivienda, los jóvenes piden acabar con la precariedad de los contratos temporales, anticipar la edad de jubilación para promover el reemplazo generacional, bonificar a las empresas para incentivar la contratación de jóvenes sin experiencia o regular el precio de los alquileres, entre otras cuestiones.

En justicia social, proponen acabar con la brecha salarial entre cualquier expresión de género, «prohibir» los discursos violentos y de odio, tanto en las redes sociales como en el ámbito parlamentario.

Sobre el medio ambiente, piden penalizar a las empresas más contaminantes, incluir el impacto ambiental en el etiquetado de los productos de consumo y promover la economía circular.

En el terreno de la sanidad vs la pandemia, existe un consenso en pedir una aceleración del proceso de vacunación contra la COVID-19 y aumentar la cobertura pública de la salud mental para que todos los jóvenes tengan acceso a una atención de calidad.

Por otro lado, se pide «prohibir» formaciones políticas que fomenten el odio, generar espacios estables de diálogo intergeneracional que recojan las preocupaciones y necesidades de los jóvenes y que se priorice la lucha contra la corrupción.

En el ámbito educativo, se propone destinar un mayor presupuesto a Educación, introducir programas de educación sexual en las escuelas y mejorar las condiciones de las prácticas laborales en empresas y organizaciones.

En el entorno europeo, reclaman implementar nuevas políticas de inmigración y refugio que pongan por delante los Derechos Humanos, así como reforzar una educación europea común que permita una ágil convalidación de titulaciones de Formación Profesional.

«TOMAR LAS RIENDAS Y ALZAR LA VOZ»

Esta encuesta se llevó a cabo en el segundo trimestre de 2021 con jóvenes residentes de 51 municipios de ámbito grande, mediano y pequeño de la totalidad de las 17 comunidades autónomas españolas.

El estudio reúne los testimonios de 13.587 perfiles de entre 16 y 34 años y busca salvar la brecha entre la política y los jóvenes en España. Este análisis ha sido coordinado por la doctora en Sociología Liliana Arroyo, con la colaboración de la fundación Ashoka, la Universidad ESIC y la plataforma de participación ciudadana Osoigo.

Sus impulsores destacan que el estudio evidencia la necesidad de apostar por la investigación social en el ámbito digital ya que, tanto el diseño de las preguntas como una estrategia de difusión multicanal y en alianza con varias plataformas y organizaciones, ha sido clave para llegar a más de 40.000 personas y conseguir que más de 13.000 jóvenes completaron la encuesta. La metodología que se ha seguido es mixta, incluyendo en la encuesta de 89 preguntas cerradas y otras abiertas.

«Los resultados nos muestran que la juventud española está atravesada por la precariedad y la inestabilidad material, pero también por la desafección frente a un mundo adultocéntrico que no les ha tenido en cuenta. Quieren tomar las riendas, alzar la voz y ser parte activa en la construcción del mañana. Tienen claro que si no construyes tu futuro, otros lo harán por tí», afirma Liliana Arroyo, doctora en Sociología y coordinadora del análisis de los datos de la encuesta.

«Esta encuesta viene a corroborar la imperiosa necesidad de los jóvenes de tener unas condiciones de vida dignas y de ser escuchados por la clase política», añade Emilia Morales, investigadora y co-responsable del análisis de datos de la encuesta.

Por su parte, Alberto Alonso, periodista y co-responsable del análisis de datos de la encuesta, concluye que «se revela que en España hay una generación que no puede mirar al futuro con ilusión y sabe perfectamente que lo que le espera no va a ser una vida más cómoda que la de las generaciones anteriores».

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha recibido este miércoles al equipo responsable del estudio ‘El Futuro es Ahora’ que este jueves 22 de julio promoverá un debate sobre sus resultados entre los diputados más jóvenes de la Cámara, de PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos y ERC.