Quantcast

Abogado perjudicado en Tándem: La declaración de Joaquín Gortari fue «una burla contra la inteligencia»

El abogado Felipe Izquierdo, que consta como perjudicado en ‘Tándem’ –la causa que investiga los contratos de BBVA con el comisario José Manuel Villarejo– ha presentado un escrito de alegaciones sobre el jefe de Auditoría Interna de la entidad, Joaquín Gortari, en el que asegura que su declaración ante el juez fue un «atentado y burla contra una inteligencia media».

En el escrito con fecha 19 de julio, Izquierdo se refiere a la alusión de Gortari al informe que él mismo habría solicitado al ex jefe de Seguridad de BBVA Julio Corrochano. Un documento cuya elaboración se produjo, supuestamente, por el interés que el presidente del banco Francisco González tenía en Izquierdo.

Precisamente, la declaración de Gortari ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, Manuel García-Castellón, se produjo después de que el magistrado admitiese un recurso presentado por Izquierdo, según el cual BBVA dio órdenes de espiarle con flagrante vulneración de su intimidad y violación de sus derechos fundamentales a instancias de González y del propio Gortari, que en aquella época era director de gabinete de presidencia.

En el escrito de alegaciones, Izquierdo constata que Gortari declaró ante el juez que no recordaba «haber leído el informe» pero «paralelamente» redactó «de su puño y letra unas notas fundamentadas en ese informe». «Por sus propias palabras ese informe pasó como mínimo por las manos y ojos de su autor (inspector jefe); del Sr. Corrochano y del propio Sr. Gortari, amén de que el Sr. Gortari trasladase sus notas al Sr. Francisco González», sostiene el abogado.

LA «MANIDA» FRASE DE ‘NO SE SI*’ «NO CUELA»

En esta línea, Izquierdo cree que «la manida frase de ‘no recuerdo sí..’, ‘no se sí…’, no cuela». Asimismo, el abogado cree que las afirmaciones de Gortari, como que el informe ‘durmió el sueño de los justos’ o ‘no recuerdo haber leído el informe’ «constituyen un atentado y burla contra una inteligencia media».

Asimismo, el perjudicado recuerda que «la carpeta elaborada al efecto» por Gortari en la que se encontraba ese informe «fue localizada PWC encajas asociadas a Presidencia», que en ese momento ostentaba el que después sería jefe de Auditoría Interna.

Izquierdo, que presenta este escrito después de que Gortari se negase a contestar a sus preguntas en la declaración del pasado jueves, ha señalado que «aproximadamente el 85% de las respuestas» de Gortari ante el juez fueron ‘no lo sé’. Además, el abogado señala que Gortari reconoció que el código de conducta de BBVA era de obligado cumplimiento para todos los integrantes de la entidad salvo para el presidente, aludiendo a evitar un conflicto de intereses.

En esta línea, Izquierdo expresa su extrañeza porque el propio Gortari, que manifestó en sede judicial que era licenciado en derecho, reconociese su desconocimiento sobre la Ley de Sociedades de Capital y normas conexas sobre ese conflicto de intereses. «Existe un antiguo proverbio que dice: ‘banquero sin ciencia, ni conciencia, merece gran sentencia y penitencia’. El tiempo nos dirá si es de aplicación al presente caso», añade Izquierdo.

Por último, el abogado se ha referido al expediente disciplinario que el banco abrió y cerró en 2019 a Gortari sin sanción alguna para dejar «el hecho de que, al igual que» a Gortari, «aquel comité exoneró a otras personas que hoy figuran como investigados en la presente causa». Para Izquierdo, «el encaje de los hechos no deja lugar ni a la más nimia duda» sobre los supuestos delitos de cohecho activo y revelación de secretos que le llevaron a querellarse contra González y Gortari.