Quantcast

SEO/BirdLife valora que Cabañeros cuente con un Plan Rector

SEO/BirdLife valora que, tras 25 años, el Parque Nacional de Cabañeros cuente con un Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) consensuado, una herramienta fundamental para asegurar un correcto uso y conservación de los valores de este espacio natural de Castilla La Mancha, y reclama que este plan se apruebe de manera urgente.

La ONG ambiental, que viene reclamando la aprobación de esta herramienta desde la creación del parque, en 1995, considera que el PRUG debería haber sido más ambicioso, pero reconoce que «no deja de ser el resultado de un proceso de consenso complejo entre todos los actores implicados en su conservación», tal y como ha informado la organización en nota de prensa.

Además, señalan que el trabajo debe continuar: «sin un plan de control de ungulados, basado en criterios científicos y ejecutado por personal especializado, el PRUG no será efectivo».

«Con la aprobación de este PRUG, el Parque Nacional de Cabañeros cuenta con una hoja de ruta que permitirá seguir unos criterios bien definidos que prioricen los recursos hacia la conservación de los valores naturales e impidan las principales amenazas a las que ahora se enfrenta el parque nacional», afirma Octavio Infante, responsable del programa de Conservación de Espacios de SEO/BirdLife.

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife y representante en el Consejo Asesor de la Red de Parques Nacionales, señala que «tras demasiados años de trabajo y esfuerzo, corresponde celebrar que este plan haya visto por fin la luz». «Sin duda, su excesivo retraso nos tiene que hacer reflexionar sobre cómo mejorar la gobernanza de los santuarios de nuestra biodiversidad, que no pocas veces acaba atrapada en limbos de intereses políticos entre las distintas administraciones. Es preciso avanzar en la completa aplicación del régimen de protección de los parques nacionales».

Desde la organización aluden a la prohibición definitiva de la caza comercial, una actividad incompatible con la gestión y conservación del espacio según la Ley de Parques Nacionales, que ha sido uno de los temas que ha retrasado el proceso de aprobación de este instrumento obligatorio.

«El nuevo PRUG contempla un nuevo plan de control de ungulados, que regulará las poblaciones de ciervo (Cervus elaphus), incrementadas de forma artificial a lo largo de los años como consecuencia, principalmente, de la gestión cinegética con fines comerciales practicada en el interior del parque nacional» según Sara Cabezas, representante de SEO/BirdLife en el Patronato Rector del Parque Nacional de Cabañeros. Este Plan, aún por aprobarse, ha de contemplar la necesidad de basarse en criterios científicos, ser tutelado por la administración y ejecutado por personal especializado.

SEO/BirdLife valora, por otro lado, que el Plan Rector incluya un apartado específico sobre los espacios protegidos de la Red Natura 2000 que se solapan con la figura del Parque Nacional y que incorpore, de igual modo, el Plan de Gestión de la Zona Especial de Conservación Montes de Toledo.

Por otro lado, la ONG ambiental también subraya la inclusión de la Estrategia y Plan de acción de Turismo Sostenible, en el marco de la adhesión en 2009 del Parque Nacional de Cabañeros a la Carta Europea de Turismo Sostenible, lo que posibilitará mejorar considerablemente la conservación y puesta en valor de este espacio natural protegido.

Por otro lado, llama la atención sobre algunas amenazas que puede llegar a afectar a Cabañeros. En particular, pone el acento en un proyecto de minería de titanio en los municipios de Arroba de los Montes y Puebla de Don Rodrigo, próximos al parque, y que se encuentra en estos momentos en información pública.

Asimismo, el despliegue renovable en las proximidades –tanto de proyectos fotovoltaicos como eólicos– puede conllevar afecciones para la biodiversidad que se protege bajo la figura del Parque Nacional de Cabañeros.

En este sentido, SEO/BirdLife conmina a la Junta de Castilla-La Mancha a aprobar, con urgencia, una planificación del desarrollo energético en la región que incluya una zonificación ambiental vinculante que considere aquellos espacios de mayor valor ambiental como zonas de exclusión. Además, la organización reitera su llamamiento a las empresas promotoras para que planteen proyectos responsables, basados en estudios de impacto ambiental solventes que alejen estas instalaciones industriales de los espacios ricos en biodiversidad imprescindibles para hacer frente al cambio climático.

En este sentido, la ONG considera que el PRUG debería haber delimitado su zona periférica de protección y su régimen jurídico, tal y como marca la ley de Parques Nacionales, a fin de ofrecer mayor seguridad jurídica tanto al parque como a los agentes económicos y sociales de la zona.