Quantcast

Croquetas: las seis claves para que nunca se abran al freírlas

¿Qué es lo peor que te puede pasar al cocinar unas croquetas? Seguramente que se te rompan al freírlas. Estropearás el plato y el propio aceite de la sartén, ¡todo un follón! Para evitar que suceda esto y conseguir que tus croquetas permanezcan ligadas, crujientes por fuera y sabrosas por dentro, sigue los consejos que hoy te damos. 

Y es que no hay nada peor que unas croquetas mal hechas, pringosas de aceite o poco consistentes. No es una receta muy difícil, pero hay ciertos pasos que hay que tener siempre en cuenta.

CROQUETAS: SIEMPRE EN NUESTRAS ORACIONES

Las croquetas son parte esencial de nuestra gastronomía y uno de los platos favoritos de los comensales españoles. Y es que, a pesar de su origen francés, la receta se ha importado y adaptado a nuestro país y sus costumbres culinarias y el resultado no puede ser mejor.

A día de hoy existe una infinidad de maneras de hacer croquetas: las clásicas con jamón, con chipirones, setas, puerros, carne del cocido y un largo etcétera… pero con todas corremos un riesgo: que el rebozado se nos deshaga a la hora de freírlas. Esto no te pasará jamás si sigues las instrucciones que te brindamos a continuación.

Queremos que nuestras croquetas no se abran al freírlas.