Quantcast

La IA en Castilla y León muestra un cambio de tendencia en los últimos días

La comunidad de Castilla y León suma ya varias jornadas con los indicadores de incidencia acumulada en el conjunto de la población al alza, tanto a 7 como a 14 días, después de haber registrado descensos de manera continuada desde la primera semana del mes de junio.

Así se puede observar en las estadísticas del portal de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León, que señala que la incidencia acumulada se sitúa este lunes en 31 casos por cada 100.000 habitantes a 7 días y en 66 a 14.

La tendencia se mantenía a la baja hasta el pasado jueves, ya que no se había producido incremento alguno los indicadores desde el día 3 de junio. El viernes 25 se producía el primer aumento, de solo dos décimas, en la tasa a 7 días, que ha mostrado ligeras subidas desde ese día para pasar de 28 a 31 casos por 100.000 habitantes, si bien este lunes sigue siendo más baja que el pasado 21 de junio cuando alcanzaba los 34.

La incidencia a 14 días se ha sumado a la tendencia este domingo y hoy ha anotado otro incremento para rozar los 66 casos por 100.000, aunque este indicador todavía es 12 puntos más bajo que el de hace una semana –78 por 100.000–.

En cuanto a los casos positivos confirmados, en la semana del 21 de junio se han sumado 762, un 10 por ciento menos que los siete días anteriores –del 14 al 21 de junio–.

Eso sí, se han registrado más fallecimientos por COVID-19 esta semana, con un total de once, la cifra más alta desde la primera semana de junio, cuando se sumaron doce.

En relación a los datos de los indicadores del semáforo COVID-19 en el conjunto de la región, todos ellos se mantienen fuera de los niveles más altos, con tres en situación de riesgo 0 o ‘nueva normalidad’, como son las incidencias acumuladas a 7 y 14 días de los mayores de 65 años, y la ocupación de camas de planta por pacientes con coronavirus, un 1,2 por ciento y con todas las provincias en nivel 0 (por debajo del 2 por ciento).

En la incidencia acumulada a 14 días, el registro más elevado entre las provincias corresponde a la de León, con 99 casos por 100.000 y una subida de cerca del 10 por ciento con respecto al pasado lunes; seguida por Burgos, con 85; Valladolid, con 71. Estas tres provincias mantienen sus indicadores en nivel de riesgo 2 (medio).

En nivel 1 figuran Ávila, con 48; Zamora, con 47; Salamanca, con 43 –otra provincia en la que ha subido la tasa en la última semana; Palencia, también con 43; Soria, con 39 –más incidencia que hace una semana; y Segovia, con 32.

En cuanto a la incidencia acumulada de los últimos 7 días, es también León la provincia con una tasa más elevada, con 51 por 100.000; seguida por Burgos, con 42; Valladolid, con 31; y Soria con 27; las cuatro en nivel de riesgo 2. En situación 1 (nivel bajo) figuran Salamanca, con 23; Palencia, con 19; Zamora, con 17; Ávila, con 16; y Segovia, con 11.

SIGUE EL DESCENSO DE PACIENTES EN LOS HOSPITALES

Actualmente, las unidades de críticos de los hospitales de Castilla y León acogen a 42 pacientes de COVID-19, cifra similar a la que se daba en torno al 7 de septiembre de 2020.

Por provincias, se mantienen cuatro de ellas en niveles alto o muy alto de ocupación –por encima del 15 por ciento–, como es el caso de Palencia, con el 30 por ciento; Ávila, con el 22,2 por ciento; Soria, con el 21,4 por ciento; y Burgos, con el 16 por ciento.

A continuación figuran, ya en nivel bajo de riesgo, Valladolid, con el 10 por ciento; León, con un 7,6 por ciento; y Segovia, con un 6,4 por ciento. Y en el escalón más bajo de riesgo, identificado con la ‘nueva normalidad’ están Salamanca, con un 3,4 por ciento; y Zamora, sin pacientes de COVID-19 en las unidades de críticos.