Quantcast

Guía práctica para contratar un seguro

Si queremos contratar un seguro para estar cubiertos económicamente en el caso de que suceda algún accidente, deberemos considerar una serie de cuestiones que nos ayudarán a acertar con el seguro que mejor se ajuste a nuestras necesidades. La contratación de algunos seguros es obligatoria, como es el caso del seguro de responsabilidad civil al conducir un vehículo, pero otros, como el de vida o el de salud, son completamente voluntarios.

A continuación, abordamos algunas de las cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de cualquier tipo.

Compara diferentes aseguradoras

Para acertar 100% con tu seguro, puedes emplear un comparador de seguros, que te ayudará a visualizar cuáles son las ofertas que se pueden encontrar actualmente en el mercado. Con todo, nos es aconsejable fijarse únicamente en el precio, sino que también deberemos atender a las coberturas que cada aseguradora ofrece en cada caso.

Lista de imprescindibles

Además, para saber cuáles son las coberturas que más nos convienen, es aconsejable realizar una lista con aquellos básicos que pensamos que necesitaremos. Así, por ejemplo, si queremos contratar un seguro de coche y nuestro vehículo pasa las noches en la calle, quizás lo que buscamos sea un seguro que cubra los robos y las roturas de lunas. Igualmente, además de comprobar las coberturas, también es aconsejable atender a las situaciones que cada seguro excluye, es decir, que deja fuera de su cobertura.

Fíjate en las fechas de renovación

Además, si ya tienes contratada una póliza, pero quieres cambiar de aseguradora, deberás fijarte en las fechas de renovación. Como la contratación de los seguros es anual, en caso de querer anular un contrato, deberás cancelar la póliza con un mínimo de 30 días de antelación.

Busca ofertas

Como cualquier sector, el mundo de las aseguradoras también ofrece sus propias ofertas, por lo que será recomendable estar atento a aquellas que pueden resultarnos más atractivas. No obstante, no es conveniente contratar una oferta impulsivamente, sino que lo mejor será comprobar cuáles son los precios y las coberturas que se pueden encontrar en el mercado, para tener la seguridad de que realmente estamos contratando la mejor de todas las ofertas.

Lee la letra pequeña

Antes de firmar el contrato de una póliza, conviene leerlo tranquila y detalladamente, sobre todo la letra pequeña donde generalmente se encuentran aquellas cláusulas que marcan la diferencia entre unas pólizas y otras. Así, en este apartado es donde podremos encontrar las condiciones que establecen la tarifa y las coberturas que se incluyen. En todos los casos, se deberán preguntar todos aquellos aspectos que no se logran entender únicamente con la lectura del contrato.

Evita el pago fraccionado

Aunque a veces pueda parecer más práctico abonar la cuota del seguro de una forma fraccionada, con esta modalidad acabaremos perdiendo dinero a largo plazo. Por ello, se aconseja optar siempre por un solo pago que, si bien será significativamente más elevado, también será, en conjunto, más reducido que si optamos por la opción a plazos.