Quantcast

Denuncian que podrían dejar fuera del acceso a becas a alumnos con dislexia, discalculia, disortografía y TDAH

Las asociaciones que representan al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE) denuncian que el Ministerio de Educación podría dejar fuera de la convocatoria de becas para el próximo curso a los alumnos con diselexia, discalculia, disortografía y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) si no modifica las bases y no descartan demandar al ministerio si no se produce este cambio.

Según la Plataforma DiversiAE, que aglutina FEAADAH, FEDIS, FETEL, Fundación Española Tartamudez, AME y CONFAE Asperger España, el borrador del real decreto de las ayudas sostiene en su capítulo tercero que únicamente se concederán becas a cuatro grupos concretos: alumnado con Trastorno del Espectro Autista (TEA), trastorno grave de comunicación y del lenguaje, necesidad específica de apoyo educativo derivada de discapacidad o trastorno grave de conducta y aquellos con alta capacidad intelectual. Esto implica, según la Plataforma DiversiAE, dejar fuera, entre otros, a los alumnos con dislexia, discalculia y disortografía y TDAH.

Las familias sostienen que, atendiendo a esta convocatoria, el alumnado que quiera solicitar la beca deberá tener un grado de discapacidad o formar parte de los cuatro grupos concretos a los que se dirige el borrador. “Esto supone una discriminación a unos grupos de personas con necesidades respecto a otros, porque el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE) es el más numeroso y lo conforman aquellos que tienen dificultades específicas de aprendizaje, TDAH dislexia, discalculia y disortografia y no está incluidos en las becas”, ha explicado Juan Pérez Caro, presidente de la Federación Catalana de TDAH.

Pérez Caro asegura que las familias llevan años “peleando para que se desvincule la discapacidad y el trastorno de conducta con la obtención de las becas y lo que se ha dejado claro en más de una reunión es que es preferible ayudas de inferior cuantía, pero que lleguen a todos, en lugar de a unos pocos”. “Nos ha parecido muy injusto es que se remarque en el borrador a cuatro grupos concretos y se obvie al resto de alumnado NEAE”, ha añadido.

Tras varias reuniones fallidas con los responsables del Ministerio de Educación, las asociaciones que forman parte de la Plataforma DiversiAE han tomado la decisión unánime de denunciar en los tribunales si finalmente el Ministerio de Educación no tiene en cuenta las más de 15.000 enmiendas que solicitan que todo el alumnado NEAE sea beneficiario en igualdad de condiciones y oportunidades de la convocatoria de becas que cada año se publican para atender a dichos colectivos.

“Este borrador va en contra de la propia ley Celaá que en su artículo 80 sostiene que las políticas de compensación reforzarán la acción del sistema educativo de forma que se eviten desigualdades derivadas de factores sociales, económicos, culturales, geográficos, étnicos o de otra índole”, ha recalca el presidente.

DISCAPACIDAD DE UN 33%

En octubre de 2020 el Ministerio de Educación y Formación Profesional envió un mail a los padres que habían solicitado la beca recordándoles que en el caso de que tuvieran pensado solicitar estas ayudas el próximo curso 2021-2022, estaba previsto que la convocatoria que se publique requiera, en todos los casos, que se alegue la discapacidad del beneficiario (alumno) y la presentación de un certificado que acredite que esa discapacidad sea al menos del 33%.

“Esto excluye a muchos alumnos y alumnas NEAE. Por ejemplo, los afectados con dislexia o solo TDAH no reciben una valoración de un 33%, obtienen entre un 12 o un 15 % como mucho”, se lamenta Juan Pérez.

Las familias aseguran que el hecho de no alcanzar ese grado de discapacidad no significa que no tengan necesidades. “Son menores que gravan la economía familiar, puesto que cuestan unos 7.000 euros más que un normotípico, gastos que se van en terapias, tratamientos o apoyo extraescolar etcétera sin apoyo son carne de abandono escolar, consumo de estupefacientes y excesos. Algo que al final terminará pagando la sociedad de una forma u otra”, ha explicado Milagros Martín-Lunas, madre y autora del libro ‘Mi vida con un TDAH’.

El presidente de la Federación Catalana de TDAH ha recordado que la legislación les ampara, “puesto que, en 2018, la diputada Marta Martín consiguió que se aprobara una disposición adicional en los Presupuestos Generales del Estado que instaba al Gobierno a incluir a todo el alumnado con NEAE en cuanto hubiera disponibilidad presupuestaria, en cuanto se aumentara el presupuesto para becas”.

Y, según ha recordado Martín-Lunas, el Presupuesto General del Estado para 2021 contempla una importante inversión, sobre todo, en Educación, Sanidad e Infraestructuras. “Como ha dicho el Gobierno, por primera vez se superan los 2.000 millones de euros destinados a las becas y ayudas al estudio”, ha concluido Martín-Lunas.