Quantcast

Cómo se trata una hernia abdominal

Una hernia abdominal es una abertura o área de debilidad , que como su nombre lo indica, la lesión es en la pared abdominal. A través de esta lesión se puede sobresalir el contenido abdominal.

Lea TAMBIÉN: CÓMO HACER UN GRÁFICO EN EXCEL

Se dice que una hernia abdominal es la causante de una protuberancia perceptible, pero pocas molestias. Con respecto al diagnóstico es posible descubrir una hernia abdominal por la exploración física y a veces con ayuda de una ecografía o de una tomografía computarizada.

En cuanto a quiénes afecta la hernia abdominal, no hay un sector específico, pero mayormente esta lesión es frecuente en hombres. Por ejemplo en Estados Unidos, se realizan alrededor de 700.000 operaciones de hernia abdominal cada año.

Como es sabido, la pared abdominal es gruesa y resistente, por ello la hernia se produce en una zona de debilidad. Es decir que aparece en las zonas en las que se ha cerrado una abertura existente con anterioridad. La hernia abdominal es más prominente a raíz de levantar demasiado peso o realizar esfuerzos excesivos.

Hernia abdominal y sus tipos

Hernia abdominal y sus tipos

Las hernia abdominal o de la pared abdominal son todas aquellas que comprenden las siguientes lesiones:

  • Hernias umbilicales
  • Hernias epigástricas
  • Hernias incisionales

Cuando hablamos de las hernias umbilicales decimos que estas se producen alrededor del ombligo. Muchos bebés tiene una pequeña hernia umbilical porque la abertura por la que pasan los vasos sanguíneos del cordón umbilical no se ha cerrado por completo.

De hecho en los niños más pequeños, a veces los médicos especialistas controlan las hernias umbilicales para ver si se cierran por sí solas.

Mientras que en adultos, una hernia umbilical puede ser causa de obesidad, embarazo o exceso de líquido en el abdomen mejor conocido como ascitis.

Si hablamos de las hernias epigástricas se forman a través de pequeños defectos naturales ubicados en la línea media de la mitad superior de la pared abdominal (por encima del ombligo).

Por otra parte, las hernias incisionales aparecen a través de una incisión quirúrgica en la pared abdominal. Este tipo de hernia puede aparecer muchos años después de la cirugía.

La hernia abdominal, en la mayoría de los casos, se relaciona con la existencia de defectos congénitos. Algunas complicaciones posteriores a una cirugía o por la falta de colágeno, la enzima que le da resistencia a la pared abdominal. Pero también pueden producirse como consecuencia de traumatismos o tras realizar esfuerzos físicos bruscos e intensos.

¿Tener una hernia abdominal duele?

¿Tener una hernia abdominal duele?

Una hernia abdominal no precisamente presenta dolor, de hecho algunas personas no sienten o padecen algún tipo de dolor relacionado a una hernia. Las personas afectadas solo logran detectar que hay una hernia cuando aparece un bulto en la zona abdominal.

Otros casos, la hernia abdominal se asocia con molestias leves, algunos presentan vómitos, alteraciones en la piel y algo de dolor. El dolor es especialmente al hacer esfuerzos o incluso al toser.

En tal caso de presentarse alguna de las molestias mencionadas, es recomendable acudir al médico para que emita un diagnóstico.

Las personas que notan cambios en el abdomen o que sufren alguna de las molestias también deberás ver un cirujano quien evaluará la hernia abdominal. Si esta es pequeña y no provoca síntomas, probablemente solo será necesario monitorear la evolución que tenga.

Hay otros casos en los que el único tratamiento es la cirugía, que se indica cuando se presentan las siguientes características:

  • La hernia aumenta su tamaño
  • Presenta dolor
  • No se puede reducir sin cirugía
  • Puede existir compromiso de parte del intestino

¿Cuál es el tratamiento para una hernia?

¿Cuál es el tratamiento para una hernia?

La hernia abdominal puede impedir el tránsito del contenido por el intestino obstrucción intestinal. Además, también puede desconectarse de la provisión sanguínea del cuerpo, que es un riesgo que aumenta con la edad y que puede generar una gangrena. También afección mortal que amerita atención quirúrgica inmediata.

Tal como hemos dejado en claro anteriormente, es necesario acudir a un médico en caso que sienta molestia. También si presenta presión suave, o si presenta más dolor, náusea, fiebre, hinchazón u oscurecimiento de la piel que recubre la hernia.

El mejor tratamiento para la hernia que ocasiona molestas es una operación para revertir la protrusión del órgano o del tejido hacia el abdomen. Esta funcionará para fortalecer los músculos debilitados.

La cirugía puede implicar que se coloque una malla sintética o biológica en la zona debilitada para reforzarla.

Si bien existen pocas pruebas acerca de que la recuperación se acelera con la cirugía laparoscópica, que conlleva introducir instrumentos quirúrgicos a través de varias incisiones pequeñas, la cirugía abierta tradicional puede ser lo adecuado para una hernia de mayor tamaño o más difícil de tratar. S

En caso que se necesita una operación para solucionar el problema de la hernia abdominal, el médico tratante le orientará para determinar el mejor tipo de cirugía de acuerdo a su situación.