Quantcast
martes, 27 julio 2021 23:58

Las posturas más ardientes de Anabel Hernández, la novia de Jorge Martín

-

Dentro del mundo del motociclismo hay Wags que realmente impresionan por su belleza; aunque está claro que Anabel Hernández tiene una buena ventaja frente a otras. La novia de Jorge Martín ya impresiona a todos cada vez que lo acompaña en cada una de sus carreras; porque es que no solo con su talento sobre la moto sabe llamar la atención, también con este mujerón que está a su lado. Si en el paddok ya sorprende toda una hermosura como los es Francesca Sofía, la novia del gran Valentino Rossi, la verdad es que siempre hay espacio para más belleza en el mundo y la de esta catalana realmente merece ser apreciada.

Pese a que otros no la recuerden pues se puede decir que ha cambiado bastante, la bellísima Anabel Hernández es la misma que apareció en el programa ‘MYHYV’ y por eso resulta tan familiar. Su fama ciertamente inició mucho antes de conocer a Jorge Martín; aunque junto a él ha aumentado mucho más. No obstante, su popularidad como gran influencer continuará creciendo al compartir a menudo esos posados picantes que siempre suele regalar a todos sus admiradores. Y es que la catalana es capaz de hechizar a todos con esa figura escultural que tiene y, sin duda alguna, provocar mucha envidia hacia el piloto por tener la fortuna de estar con ella.

Anabel Hernández es toda una belleza en el mar

Empapada se ve mucho más sexy de lo normal

Ciertamente la magia de Anabel Hernádez puede definirse de muchas maneras, pues sus posados con ese cuerpazo dan muchas variantes para hacer. Sin embargo, todo queda reducido simplemente a ese poder de seducción tan potente que posee; porque puede aparecer de la forma que sea, pero en todas ella puede lucir espectacular. Aunque está claro que si es bikini, mostrando todas sus curvas y además toda mojada, pues si que es capaz de infartar a más de uno. En esta imagen sobresale con ese bikini púrpura y tomando una bebida de lo más relajada. Allí de pie de seguro se robó un montón de miradas.