Quantcast

Por qué deberías tomar agua con el estómago vacío

Beber agua con el estómago vacío es una práctica que debería fomentarse. Sus beneficios son múltiples, ya se ha hablado mucho del uso del agua con limón en ayunas, pero, ¿qué ocurre con el agua sola?, ¿qué efecto tiene en nuestro organismo? La verdad es que también puede ser milagrosa.

El agua es un elemento imprescindible para la vida, solo basta una semana sin este líquido para dejar de existir. Es por ello que, comenzar el día y tomar un vaso de agua comienza a poner todos nuestros órganos en movimiento.

Informes, conceptos y cosas sobre esta práctica

Informes, conceptos y cosas sobre esta práctica

Tomar un poco de agua antes del desayuno, con el estómago vacío, ayudará a que el metabolismo trabaje más rápido durante el resto del día. Es por ello que, luego de los excesos de comida, lo mejor es un vaso rebosante de agua. Incluso se recomienda tomar un vaso de agua tibia con limón en ayunas todos los días.

Además, esto también ayudará a que el organismo se depure lo más pronto posible. También ayuda mucho a hidratar la piel porque ayuda a que las toxinas del cuerpo sean eliminadas, de modo que, la piel lucirá más radiante, limpia y sana.

Genera nuevas células, sobre todo las cerebrales, sanguíneas y musculares, pues, el agua en ayunas contribuye a que dichas células se oxigenen y puedan trabajar mejor y facilita la absorción de nutrientes que además de mejorar la digestión, ingerir un vaso de agua con el estómago vacío, específicamente una media hora antes del desayuno ayuda a que el organismo pueda absorber más rápido los nutrientes que aportan los alimentos. 

Previene la retención de líquidos que ocurre cuando los riñones funcionan bien, es más sencillo que estos eliminen los residuos innecesarios del organismo y por estas sencillas, pero poderosas razones, conviene comenzar el día tomando un poco de agua. Con solo tomar un vaso de agua con el estómago vacío estarás haciendo mucho más de lo que imaginas por tu salud.