Quantcast

Mónica García define a Ayuso como «presidenta nini»

La candidata de Más Madrid a las elecciones autonómicas del 4 de mayo, Mónica García, ha defendido que la Comunidad «no se merece una presidenta nini, que ni economía ni salud», que antes «salva la Navidad o el turismo de borrachera» que a la población de la pandemia.

«Este gobierno, por llamarlo algo, en dos años no ha hecho una sola ley. Bueno, sólo una (la del Suelo), para especular, no para nosotros. En dos años ha habido cero presupuestos y cero ayudas», ha lamentado la candidata desde Orcasitas (Usera), donde Más Madrid ha comenzado el camino al 4M en un acto con el edil y referente vecinal Félix López-Rey y la portavoz de la formación en el Ayuntamiento, Rita Maestre.

«Cuando necesitábamos rastreadores, montaron un plató de televisión, el Zendal; cuando necesitábamos sanitarios, contrataron curas; cuando las familias necesitaban menús, contrataron a Telepizza. Abandonaron a nuestros mayores y no medicalizaron las residencias. Salvaron la Navidad y el turismo de borrachera. Cuando se necesita protección ante la cuarta ola, convocaron elecciones», ha enumerado Mónica García.

Para la diputada de Más Madrid, Ayuso es, en definitiva, «como el barco encallado en el Canal de Suez» que está entorpeciendo el tránsito del comercio en Europa. La candidata del PP es para la anestesista «el azote para los madrileños», a quien Más Madrid le corta el paso «denunciando los ‘protocolos de la vergüenza en las residencias o las ratios en los colegios». «Nuestra oposición es nuestra mejor carta de presentación», ha asegurado.

«EN ESTOS BARRIOS SE DECIDEN LAS ELECCIONES»

La candidata ha reconocido que estas elecciones dejan un «sabor agridulce» porque, por un lado, haberlas convocado ha sido una «irresponsabilidad» por parte de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, pero también son «una oportunidad que no se puede dejar escapar en estos barrios».

«En el Barrio Salamanca vota el 70 por ciento. Aquí no podemos dejar que la derecha siga abandonando estos barrios, con las cifras que tienen de absentismo escolar, con el 30 por ciento de sus comercios cerrados. En estos barrios se deciden las elecciones», ha advertido.

Mónica García ha alertado de que la derecha quiere convencer a los electores de que «todo el pescado está vendido porque han hablado con Santiago Abascal, un poquito con Toni Cantó…». «No nos podemos resignar, esto no ha hecho más que empezar», ha aseverado la candidata de Más Madrid, que ha defendido que en su formación les gusta «la política, no las fake news ni el negacionismo».

Y también ha dado «una mala noticia» a la derecha, que apelarán hasta el último vecino para que Ayuso y Rocío Monasterio salgan de la Puerta del Sol. «No queremos que Abascal se encargue de la educación de nuestros hijos. No quiero que les digan a mis hijos que hay negacionismo climático, que no existe la violencia machista. No queremos una generación negacionista«, ha subrayado.

REIVINDICACIÓN DE LA POLÍTICA DE LA COTIDIANIDAD

Y frente al ruido que harán otros, Más Madrid liderará una campaña alejada de la confrontación y muy centrada en la escucha de los problemas reales de vecinos y vecinas. «Reivindicamos el derecho al tiempo para escuchar a la gente, la política de la cotidianidad», con esa demanda de los horarios de 34 horas «para tener tiempo», ha avanzado.

Todo ello con un «pacto de cuidados, intergeneracional», de escucha, para que Madrid «vuelva a ser referente de la solidaridad, la empatía, la hospitalidad, que deje de ser el centro de atención de la vergüenza, de la fritanga, de los titulares que avergüenzan».

«Y eso lo tenemos que traducir en votos, llevar los aplausos de las ocho a las urnas», ha apelado Mónica García después de abrir el acto a un turno de preguntas entre los asistentes, que se han interesado desde el reequilibrio territorial, la lucha contra la violencia machista, el amianto o la situación de la Cañada Real, que la candidata ha tildado de «crueldad política».